THE TROUBLE WITH MY BRAIN: EL DR. JAVIER AVILA REGRESA A PUERTO RICO

17192607_10154551048503666_9012675964889828534_o.jpg

THE TROUBLE WITH MY BRAIN: EL DR. JAVIER AVILA REGRESA A PUERTO RICO

El Jueves, 7 de septiembre del 2017, El Dr. Javier Ávila regresa a Puerto Rico a para presentar su aclamado monólogo, “The Trouble with My Name” (El problema con mi nombre), en el Anfiteatro Argentina Hills de la Universidad del Turabo. La presentación será en español.

14543805_10154080683043666_3290702182286586406_o.jpg

Pero hay algo que definitivamente NO formara parte de su monologo..

 

 

“The Trouble with My Name” le brindara al público un retrato de la experiencia de los latinos en los Estados Unidos, según Avila. Con un estilo que mezcla educación, poesía y comedia, el doctor Ávila narra sus vivencias y analiza los retos que confrontan los puertorriqueños en un país dividido y muchas veces peligroso para las minorías.

Javier Ávila es novelista y poeta, ha recibido el Premio de Poesía del Instituto de Cultura Puertorriqueña por El papel del difunto, el Premio Nacional de Poesía otorgado por el PEN Club por La simetría del tiempo, y el Premio Olga Nolla de Poesía por Vidrios ocultos en la alfombra, entre otros galardones. Su obra incluye la aclamada novela “Different” cuyo éxito trascendió al cine con la película Miente. Entre sus otros títulos se cuentan la novela de suspenso “The Professor in Ruins” y el laureado poemario “Criatura del Olvido.”

El Dr. Javier Ávila actualmente enseña Ingles Básico en el Northampton Community College y hace “Stand Up Comedy” pero erase una vez era profesor en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras.

16195164_359994974387825_930459177205741081_n

Esto NO formara parte de su monologo…

14234684910_d5d4b3bf55_o

Periodico El Nuevo Dia, Revista Domingo – San Juan, Puerto Rico – 19 de marzo de 2006.

INVITACIÓN AL MAGISTERIO

Tomado de La Revista, Periódico El Nuevo Día, Domingo, 19 de Marzo de 2006
Javier Avila
doctoravila@gmail.com

 

Buenos días, joven. Gracias por venir a la oficina de tu consejero académico. Siéntate. Estuve viendo tu récord y noté que tu promedio está bajito. Tus notas no son prometedoras. También veo que no tienes nada marcado en el encasillado de “concentración”. ¿Todavía no sabes lo que quieres estudiar? ¿No? ¿No estás seguro? Bueno, joven, eso que me dices de estudiar medicina suena bien, pero tengo que ser sincero contigo. Creo que deberías bajar tus estándares. ¿Cómo? ¿Arquitectura? No. Eso conlleva muchísimos prerrequisitos y la carrera es dura. Eso no es lo tuyo, mijo. Te repito, tienes que bajar los estándares.

No podemos hacer milagros con ese récord. A ver, ¿cómo está tu inglés? ¿Más o menos? Te lo digo porque si eres bilingüe, tendrás el mundo a tus pies. ¿Te gusta? ¿No tanto? Bueno, pero ¿qué puedes pedir? Yo tengo amigos que son maestros de inglés y realmente no son muy buenos hablándolo, y menos escribiéndolo, pero con eso se puede bregar. ¿Qué dijiste? ¿Educación en inglés? ¿Te interesa eso? ¿Bueno, aunque sea un poquito? ¿Sí? ¡Qué bien! Ahora sí. No tendrás problemas con esa carrera aquí en Puerto Rico. A pesar de tus deficiencias académicas, cumples con los requisitos para ser maestro de inglés.

Lo que tienes que hacer ahora es cambiarte de facultad. Eso no será problema alguno. En educación, la excelencia no es un criterio de admisión. Sólo tienes que estar ahí. ¿No ves que hay una escasez de maestros, sobre todo de maestros de inglés? Las cosas no son como antes, cuando los maestros eran figuras respetadas y conocían su materia. Ahora no hay que conocer la materia. Lo único que tienes que saber es más o menos cómo dar una clase, y eso, siempre y cuando tengas planificadas varias actividades, es pan comido. ¿Te dije ya que los maestros de inglés están en demanda? ¿Sí? Pues ahora lo sabes otra vez. Conviene ser maestro de inglés.

¿Cómo? ¿Que no te sientes cómodo con tu inglés? ¿Cómo va a ser? ¿Tú no tomaste doce años de inglés en la escuela? A ver, dime algo en inglés. En confianza, dime algo, lo que sea. ¿Qué dijiste? ¿Lo puedes repetir? Una vez más, que no lo escuché todo. Muy bien. Tu inglés no está tan mal. Lo que tienes que hacer es aprender a pronunciar mejor. Sí, y como bien dices, más vocabulario, pero eso es cuestión de práctica. ¿Qué me dices? Ah, tu inglés escrito. ¿No has redactado nada en inglés? ¿Nunca? Bueno, no creo que importe. I mean, ¿quién se va a enterar?

Lo bueno de estudiar educación en inglés es que el enfoque de tus clases será la metodología, no el contenido, de los cursos que vas a impartir. También tendrás muchos profesores que te darán la clase mayormente en español; o sea, que no tienes que sentir miedo por “El Difícil”. Además, sólo tendrás que tomar un par de cursos de redacción en otras facultades, y aunque saques C, no importa. Nadie se fija en tus notas en la clase de redacción al momento de contratarte. En muchos lugares hasta puedes ser contratado sin haber terminado tu bachillerato. Así mismo es. Sí. Caramba, me alegra que te sientas mejor ahora que tienes una idea de lo que vas a estudiar. ¿Cómo? ¿Los profesores? ¿Todavía te preocupa eso? Chico, no pienses en eso. Probablemente tendrás sólo dos o tres profesores bien exigentes; no más de tres, te lo aseguro. Y es muy probable también que ni se den cuenta de que no sabes escribir bien. Ellos están tan acostumbrados a estudiantes como tú. Por eso te digo, relax. Muy bien. Así me gusta, que estés calmado. Todo esto va a ser bastante sencillo.

Recuerda bien que buenos maestros de verdad hay muy pocos. La mayoría es como tú, tú sabes, pero cobran lo mismo. No le van a dar más dinero a quien hace mejor trabajo. Y si das la clase mal, no importa, que con el ay bendito nadie te va a botar. No te estoy bromeando, mi pana. Incluso, puedes dar la clase en español. Es cierto. ¿No te dije que eso lo hacen unos cuantos ya? Deja que comiences a tomar cursos en educación para que entiendas lo que es tomar un curso de inglés en español, o cuando trabajes para ciertas compañías que se encargan de diseñar las pruebas de aprovechamiento académico y tomes un taller para redactar ejercicios. Los talleres los dan en español también. ¡Sí, esa es la ventaja de enseñar inglés aquí! Hay muchísimos beneficios. Ya los descubrirás.

 

¿Qué me dices? ¿Los padres? ¿Te preocupa lo que puedan pensar los padres? Olvídate de eso. Los padres -perdona que me ría- están muy ocupados con sus trabajos. Muchos de ellos ni saben lo que está pasando en las escuelas. Además, ¿quién toma el inglés en serio aquí? Hablarlo es como si apoyáramos a los colonos. Aquí se habla español. Ese es el idioma no colonial de Puerto Rico. Gracias a Dios que nunca fuimos colonia de la Madre Patria. Pero anyway, te digo que lo bueno del trabajo es que es facilito.

 

Y los estudiantes… puedes ponerlos a escuchar canciones en inglés o a ver películas en inglés, o puedes incorporar cualquier otra tecnología al salón de clases, como ponerlos a cantar karaoke. Siempre y cuando puedas justificarlo como instrumento pedagógico, usa lo que sea necesario para que no tengas que prepararte demasiado. Y no corrijas mucho a los estudiantes si cometen errores. Eso los puede afectar emocionalmente. Imagínate el trauma de algunos por haber tenido un maestro gringo en el pasado.

 

Esos gringos no entienden cómo se enseña aquí. Probablemente no les permitían hablar español, bendito. Por eso los alumnos están shell-shocked. Espero que tú no seas así. La flexibilidad es la marca de un buen maestro. La educación debe ser entretenida. Recuerda que estamos compitiendo contra muchas distracciones. Hay que buscar la manera de que los estudiantes se queden en las escuelas.

 

Bueno, me parece que estás de acuerdo conmigo. Si te preocupan los maestros de inglés que sí son buenos, los que son dedicados y conocen la materia y dan la clase en inglés y creen en la educación, te digo con toda honestidad que te tranquilices. Ellos representan una minoría. El sistema está diseñado para penalizarlos. Who do they think they are?

No te rías de mi inglés, que es mejor que el tuyo. Por último, y que esto quede entre tú y yo, la mediocridad es una virtud en el sistema educativo. Porque ser mediocre en el trabajo no significa que seas así en la vida real, ¿verdad? Claro que no. Hay que separar una cosa de la otra. Las escuelas necesitan más gente como tú.

Ahora, vamos a ver cómo subimos ese promedio de 1.8 a 2.5

= = = === ===== === = = ==== = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

 

LA RENUNCIA

Tomado de La Revista, Periódico El Nuevo Día, Domingo 7 de enero de 2007.

Por Javier Ávila

“Distinguidos colegas, alumnos, amigos: renuncio porque no deja de agobiarme llegar a un lugar tan inmundo y despreciable. Porque por nueve años estuve respirando aire carcinogénico en la minúscula oficina que tuve y en los ridículos e insalubres salones y estoy enfermo y a muy poca gente le importó que no pudiera respirar bien durante mis últimos cuatro años de servicio.

 

Porque la cirugía plástica que le harán al edificio enfermo en el cual trabajé no resolverá el problema fundamental de salud que seguirá enfermando al personal y al estudiantado de la institución.

 

Porque la directora del departamento es tan mediocre como el peor empleado de gobierno y antes de llegar a ese puesto disfrutó de un horario privilegiado en el que daba clases dos días en semana y usualmente faltaba uno de esos dos días y le pagaban su sueldo completo.

 

Porque la misma directora aún no conoce las reglas de gramática y me pedía que escribiera sus cartas y detestaba mi éxito literario aunque lo utilizaba para darse crédito y darle crédito al departamento.

 

Porque su dirección es una broma y la mitad de su departamento es una broma y la educación en Puerto Rico, todos ya lo sabemos, es una broma, y al menos quince de mis colegas no dominan la materia ni el idioma y sin embargo ahí están robándose el dinero de la universidad.

 

Porque a muchos de esos colegas les importa un bledo la educación, pero allí estarán por los próximos diez, quince, veinte años. Porque la gente que sí trabaja y que sí es buena tiene que trabajar el doble y por eso siempre son ellos quienes están en todos los comités, en todas las actividades, en todas las reuniones, mientras la basura del departamento se da el lujo de faltar a las reuniones, no colaborar en proyectos de envergadura, no realizar ningún cambio significativo en el currículo y no dar un buen ejemplo para los profesores nuevos.

 

Porque preferiría limpiar excremento animal en un zoológico antes de tener que olerle el fétido aliento al frustrado colega machista a quien le denegaron una sabática en dos ocasiones (y me odia porque a mí sí me la dieron la única vez que la solicité) y se pasa masturbándose mentalmente por las colegas nuevas del departamento mientras no hace nada con su patética carrera y no es ningún ángel aunque su protectora, la archienemiga del intelecto, diga lo contrario.

 

Porque convertirme en una persona así sería mi peor destino.

 

Porque, como dijo una colega muy querida, hay ciertas cualidades que se detestan en la academia -juventud, talento, belleza y felicidad- y tener al menos tres de estas cualidades significa que sufrirás la venganza de muchos que querrán que sucumbas a su nivel de vejez, incompetencia, fealdad y miseria.

 

Porque en pocos años lo logran, como los jueyes boricuas que halan a cualquier juey que trate de salir de su hacinada y miserable paila.

 

Porque los profesores nuevos no cobran hasta su tercer mes de trabajo, aunque el dinero esté disponible. Porque los líderes universitarios no buscan la manera de resolver este problema. Porque la administración no hace nada para cambiar esta terrible tradición. Porque el presidente de la universidad no tiene nada que decir al respecto.

 

Porque cada pupitre de cada salón es un tributo a la espantosa cultura del grafiti de la violencia contra la mujer. Porque los pintores de dichas obras son estudiantes que reciben una ayuda económica totalmente innecesaria y no saben valorar lo que es una educación universitaria y no deberían estar en la universidad y sin embargo están ahí y serán los “profesionales” del mañana.

 

Porque la apatía es lo más horrible que puede habitar en las aulas de la universidad, y es lo más común.

 

Porque durante una de las ridículas protestas estudiantiles (no recuerdo por qué, pero la esencia de sus argumentos es igualmente trivial) a mi colega canadiense la sacaron de su salón de clases, le gritaron y le dijeron “Gringa, go back to the U.S.!” aunque técnicamente ella no es ninguna gringa, ha vivido en Puerto Rico más años que los imberbes nacionalistas que exigieron su “retorno” a los Estados Unidos, y de todos modos es obvio que los “gringos” que vienen a dar clases a Puerto Rico no vienen con la idea de colonizar el país.

 

Porque es difícil enseñar el concepto de empatía cuando este tipo de confrontación ocurre cada semestre.

 

Porque los vándalos universitarios deberían ser arrestados y no les hacen nada.

 

Porque todos los guardias deberían renunciar ya que están ahí de pura decoración.

 

Porque me avergonzaba estar a cargo de evaluar a los profesores nuevos cuando sabía que muchos de ellos eran infinitamente superiores a profesores con permanencia. Porque no entiendo cómo se le da permanencia a una persona que no sabe conjugar verbos, leer críticamente o deletrear palabras tan básicas como iletrada, retrógrada, obtusa y deshonesta.

 

Porque en este trabajo uno descubre que la esperanza es lo que se tiene cuando uno es inmune a la inutilidad de su profesión, y no quiero perder la poca esperanza que me queda.

 

Porque muchas veces pude ver en las caras derrotadas de mis colegas, absoluta misantropía.

 

Porque hay colegas que aún piensan que es un privilegio trabajar para la universidad mientras la universidad los sodomiza sin ningún tipo de lubricación.

 

Porque tengo suficiente dignidad para reconocer lo que es el abuso.

 

Porque no vale la pena morir de un ataque al corazón por este mundo tan pequeño e ingrato.

 

Porque no quiero ser parte de este absurdo ciclo de impotencia. Porque si pierdo mi tiempo, quiero perderlo a mi manera. Porque este trabajo es lo peor que le podría ocurrir a un educador, a un intelectual, a un humanista, a un escritor y, sobre todo, a un poeta.”

da86305322a320fe29826e5b24d5fcda-copy

Edwin Vázquez de Jesús, Ph.D de UPR-Cayey respondió en

http://edwinvazquez.blogspot.com

“El Dr. Ávila está cansado, agobiado, harto y aborrecido de lo que percibe como, esencialmente, una escoria: la Universidad de Puerto Rico. Frustrado como está ha levantado rayos estridentes, y los ha lanzado como un furioso Zeus desde el Olimpo con su actitud arrogante de “I’m better than thou'”… Donde se equivoca de plano es en su juicio generalizado. Donde se equivoca es en la poca fe, o ninguna, en nuestro sistema educativo. Donde se equivoca es en partir de sus propias frustraciones para prejuzgar a todos por igual. Y donde más se equivoca es en presumir que los que hemos compartido algunos de sus sentimientos terminaremos rindiéndonos como él…”

Universidad-Puerto-Rico-Recinto-Rio-Piedras3_Carrusel

http://www.cienciacierta.org

13 de octubre de 2007

A CIENCIA CIERTA: UN LLORÓN LLAMADO JAVIER ÁVILA

(Edwin Vázquez de Jesús, Ph.D)

Lo peor que hice fue pasar por el excelente blog de Eugenio. Me sacó de mi homeostasis sabatina al hacer referencia a Javier Ávila, el ex profesor de la UPR que se marchó del país con una diarrea vomitiva que embarró las páginas de El Nuevo Día. Allí escribió un artículo donde renunciaba al sistema de educación superior de Puerto Rico. El artículo de referencia ha sido debidamente ubicado en un servidor de la Universidad de Puerto Rico en Cayey. Puede accederlo oprimiendo AQUÍ. Puede leer mi reacción original a su artículo oprimiendo ACÁ.

 

Sucede que el Dr. Ávila sigue sangrando por la herida anal que le dejaron los abusos dizque cometidos contra él por el sistema universitario de la UPR y en un nuevo artículo en el mismo periódico ataca a los profesores universitarios. Nuevamente. En una compilación de términos a los que les otorga un significado nuevo define al whisky de la siguiente forma:

 

whisky 1. Sustancia medicinal que combate el 50% de los problemas existenciales y que se puede conseguir en las oficinas de 50% de profesores universitarios. Se escribe también “güisqui”.

 

Dudo mucho de la estadística que ofrece Ávila. Los últimos números sobre el consumo de bebidas alcohólicas en Puerto Rico demuestran que los licores han bajado significativamente y que el único renglón que ha tenido un aumento es el vino. Esa es una buena noticia porque éste, especialmente si es tinto, prolonga la vida, nos mantiene en peso, previene los ataques cardiacos y evita la imbecilidad. Yo lo consumo pero en los restaurantes y en mi casa cuando hay noches estrelladas y me da con escuchar a Carmen Delia Dipiní, que es a menudo.

Esto me lleva preguntarme qué bebe Ávila. Vino no es, that’s for sure. Sería interesante visitarlo al Northampton Community College y pedirle que nos abra las gavetas de su escritorio. No me extrañaría que encontremos una botella del querido Dr. J. Daniels.

 

En otra definición se mofa de los pobres del país…

 

Fertilidad 1. Condición incurable que aflige mayormente a personas de bajos recursos.

 

…y en otra comete el error de llamar dóciles a los puertorriqueños.

 

Docilidad 1. Mansedumbre innata que causa obediencia ciega y silencio ante los asuntos políticos, religiosos, sociales e intelectuales del país. 2. Cualidad de animal sumiso y fácil de engañar. 3. Puertorriqueñidad.

El hombre no sabe de historia. Los que nos hemos auto educado sobre la historia nacional, porque en ningún lugar nos la enseñan, sabemos que la historia de Puerto Rico está choreta de actos de reafirmación patriótica que le han costado la vida a muchos puertorriqueños. Y que está choreta de puertorriqueños y puertorriqueñas que se quedaron aquí a luchar en lugar de estar lloriqueando porque les tumbaron la pajita del hombro y que se largaron de los países como cobardes, incapaces de dar la batalla donde cuenta, desde adentro.

 

Dicho esto, le propongo a Ávila una nueva definición alterna para su diccionario:

 

Imbécil 1. Dícese del que escribe para sacarse un clavo espetado muy dentro del alma y en el proceso agrede a todos por igual. 2. Profesor desencantado que no sabe cuándo parar el “whining”. 3. Puertorriqueño acomplejado. 4. Profesor que NUNCA, por más que quiera, volverá a enseñar en la UPR. 5. Exiliado sin patria.

 

Le he enviado esta definición a Ávila su dirección: doctoravila@gmail.com. Me gusta su dirección porque así no se nos olvida que tiene un doctorado.

 

Edwin Vázquez, Ph.D.

 

P.D. Una pena que esté tan ocupado esta semana porque quiero traducir el artículo de renuncia de Ávila para enviárselo a sus colegas en Northampton. Pero pronto lo hago. Para que se cuiden por allá. Ay, que sane sus heridas y no trate de buscar compañía para su miseria denigrando y marginando a los demás. Supongo que debe ser una persona con mucho conocimiento, ojala lo pusiera a mejor servicio que su autocompasión, Edwin ten compasión con el, que no te de coraje

 

https://www.javieravila.net http://ncccommuter.org/professor-speaks-through-poetry/ http://www.wfmz.com/espanol/noticias/javier-vila-profesor-de-pensilvania-2015/20265080 https://www.pressreader.com/puerto-rico/el-nuevo-d%C3%ADa/20151119/282179354985501 http://desahogoboricua.blogspot.com/2007/10/el-diccionario-de-javier-vila.html http://prensadisidentepr.blogspot.com/2007/01/que-nos-pasa-pr-por-javier-avila.html https://delmangle.blogspot.com/2007/01/la-valenta-de-una-voz.html

 

by the way…

 

Asesinato 1. Acontecimiento que se repite veinte veces en semana con el fin de celebrar nuestra cultura. 2. Lo que le ocurre al idioma cuando algún legislador abre la boca.

 

Ignorancia 1. Destreza o estado que se adquiere tras nacer y/o haber vivido varios años en el país más feliz del mundo. 2. Condición obligatoria para sobrevivir en el país más feliz del mundo.

 

Planificación 1. Término arcano que pudo haber beneficiado a los residentes de la Isla antes de la ultrajante y avariciosa construcción de la mayoría de las zonas urbanas. 2. Concepto sociológico que, de ser adoptado, hubiera destruido la felicidad, los valores y la certidumbre de los desarrolladores del país.

 

Historia 1. Ciencia que estudia el arte de la imitación de errores previos. 2. Entidad invisible e inconsecuente durante la época de elecciones. 3. Fábula trivial.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s