LOS EFECTOS DEL ACOSO LABORAL O “MOBBING”

Mobbing

LOS EFECTOS DEL ACOSO LABORAL O “MOBBING”

 Por Maité Llerandi

sábado, 10 de diciembre de 2016

http://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/losefectosdelacosolaboralomobbing-columna-2270748/

La Constitución de Puerto Rico establece, en su Carta de Derechos, que la dignidad del ser humano es inviolable y que todos somos iguales ante la ley. Llevar a cabo una conducta que marca una diferencia en un individuo se considera un acto discriminatorio. El lugar de trabajo no es la excepción. La interacción y el comportamiento ante colegas, patronos y compañeros de trabajo deben ser de respeto y libre de maltrato hacia toda persona. 

Un acto de acoso laboral se denomina “mobbing”.  Esta modalidad de acoso puede llevarse a cabo de modo verbal o físico,  por parte de un superior con poder hacia otro empleado con menos poder. Este puede tener lugar de manera directa o indirecta. Según Zapf y Leymann (1996), las conductas que este concepto abarca en el lugar de trabajo pueden ser: el aislamiento social, las amenazas verbales, el maltrato físico, difundir rumores, hacer chistes ofensivos, no ofrecer tareas para realizar, burlas, rechazo e insulto, entre otros. Por su parte, Salin (2003) señala que el acoso laboral es una serie de comportamientos negativos repetidos persistentemente hacia uno o más  individuos, que provocan un desequilibrio de poder y crean un ambiente de trabajo hostil.

De haber un conflicto en el ambiente laboral se debe diferenciar entre un conflicto interpersonal y el acoso laboral o mobbing. Un conflicto interpersonal es una situación entre dos trabajadores en la cual existen diferencias y situaciones entre ambos y suele haber simetría o igualdad en los protagonistas, es decir, que no existe diferencia de poder entre ellos. En el mobbing vemos una relación asimétrica en la que el comportamiento se produce desde el dominante (jefe) hacia el dominado (empleado), existiendo una finalidad por parte del victimario en la cual los hechos son de manera frecuente.

El conflicto laboral se soluciona mediante diálogo, sanciones y mediando la situación. De existir un acoso laboral, el paso a seguir es distinto. Si el acoso viene de parte de un patrono, entonces se debe trabajar de manera escalonada reportándolo a un superior del victimario. Si la situación no se soluciona es posible orientarse legalmente, ya que existen diversas leyes que prohíben esta conducta. Las leyes pertinentes a esta situación son: Ley de Derechos Civiles, Ley Contra el Hostigamiento Sexual, Ley 100, Ley federal y local 115, Ley ADEA, y Ley ADA.

El ser víctima de acoso laboral o mobbing puede tener consecuencias psicológicas. La victima puede padecer de ansiedad o estado de ánimo depresivo. La secuela puede ser patológica, como también puede afectar su vida en general, como la socialización, puede haber deterioro en su personalidad como tornarse hostil, obsesiones, nerviosismo, hipersensibilidad, alteración del deseo sexual.

Es muy común que la persona sienta miedo de asistir a su lugar de trabajo causado por el ambiente que la persona puede percibir como peligroso. Cuando el ser humano, nuestro cerebro, detecta algún peligro (en este caso el ambiente laboral), reaccionamos de dos maneras: enfrentándolo o huyendo. La neurociencia ha estudiado el proceso de nuestro cerebro y cómo actúa el ser humano ante lo que percibimos como peligro. En nuestro celebro se activa la “alarma”, que toma lugar fisiológicamente en nuestro sistema límbico, lo que le llamamos “reptiliano”, ya que lo asociamos con una amenaza para de esta manera evitar el dolor que nos causa la situación que enfrentamos. Por esta razón generalmente la victima puede comenzar a ausentarse, a llegar tarde a su lugar de trabajo y a experimentar lo antes mencionado.

El acoso laboral es peligroso para la salud mental de la persona por el hecho de que asistir a su trabajo es una necesidad para la sobrevivencia, y generalmente la persona se obliga a enfrentarlo sin desearlo. En este tiempo que la victima vive la situación se agravan los efectos que la problemática laboral le causa.

Mientras más dure el tiempo en esa situación, mayor es la consecuencia psicológica en la víctima. Por esta razón es recomendable buscar ayuda de un psicólogo a la brevedad posible. De esta manera, los síntomas no se agravan y se trabaja con el área emocional que haya sido afectado por el acoso laboral. 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s