HARVARD STUDENT: ‘DON’T TEACH FOR AMERICA’

FB_IMG_1460719666391

HARVARD STUDENT: ‘DON’T TEACH FOR AMERICA’

By Valerie Strauss – October 24, 2013 

https://www.washingtonpost.com/news/answer-sheet/wp/2013/10/24/harvard-student-dont-teach-for-america/?utm_term=.6570933a70ed

Year after year, Harvard University is one of the leading contributors of new graduates to the teacher corps of Teach For America. The latest statistics for the 2013 corps show Harvard and Vanderbilt University tying for No. 1 among medium-sized universities, with 45 each. (The University of Texas at Austin was the biggest contributor, with 73 graduates.) But not all Harvard students think highly of Teach For America.  Here is a smart piece from the Harvard Crimson— which I am publishing with permission from the student newspape — written Sandra Y. L. Korn ’14. Korn is a Crimson editorial writer who is concentrating her studies on the history of science and studies of women, gender, and sexuality. You can follow her on Twitter @sandraylk.

 

By Sandra Y.L. Korn

Last month, I got an email from a recruiter. An associate of Teach For America, citing a minor leadership role in a student organization as evidence that I “have distinguished [myself] as a leader here on Harvard’s campus,” asked me to meet with Harvard’s TFA representative on campus. Dropping phrases like “race and class,” “equal opportunities,” and “educational injustice,” the recruiter promised that I could have a significant impact on a classroom in an underserved community.

I have thought for many years about teaching high school history. But I stopped replying to this email after a few exchanges.

I am not interested in TFA.

For one, I am far from ready to enter a classroom on my own. Indeed, in my experience Harvard students have increasingly acknowledged that TFA drastically underprepares its recruits for the reality of teaching. But more importantly, TFA is not only sending young, idealistic, and inexperienced college grads into schools in neighborhoods different from where they’re from—it’s also working to destroy the American public education system. As a hopeful future teacher, that is not something I could ever conscionably put my name behind.

Princeton alumna Wendy Kopp originally founded TFA with the mission of filling teacher shortages in U.S. public schools. The program, which helps young college grads find placements teaching in public schools after they graduate from college, combines the persistence of a five-person recruiting team with the cache of a competitive on-campus-interview process. It has quickly become one of the most popular destinations for Harvard seniors after graduation.

 

Clearly, some Harvard students still believe that TFA’s model of recruiting young idealists, throwing them into five weeks of intensive training, and then placing them into schools in neighborhoods very unlike the ones they came from is truly the answer to everything from income inequality to underfunded public school systems. Perhaps they even think that teaching is such an unattractive profession that bright college graduates should be bribed with a feel-good resume booster to fill the vast shortage of competent teachers in the United States.

But it has become increasingly clear to anyone who thinks critically about teaching that there’s something off with TFA’s model. After all, TFA alumni repeatedly describe their stints in the American public education system as some of the hardest two years of their lives. Doesn’t it bother you to imagine undertrained 22-year-olds standing in front of an crowded classroom and struggling through every class period? Indeed, most of the critiques of TFA in The Crimson have focused on students’ unpreparedness to teach.

However, unpreparedness pales in comparison to the much larger problem with TFA: It undermines the American public education system from the very foundation by urging the replacement of experienced career teachers with a neoliberal model of interchangeable educators and standardized testing. If TFA intended to place students in schools with insufficient numbers of teachers, it has strayed far from its original goal. As an essay by Chicago teacher Kenzo Shibata asked last summer, “Teach For America wanted to help stem a teacher shortage. Why then are thousands of experienced educators being replaced by hundreds of new college graduates?” Journalist James Cersonsky notes that veteran teachers and schools alike may suffer from this type of reform: “Districts pay thousands in fees to TFA for each corps member in addition to their salaries—at the expense of the existing teacher workforce. Chicago, for example, is closing 48 schools and laying off 850 teachers and staff while welcoming 350 corps members.”

Chicago is not the first city where Teach For America has tried to replace veteran teachers with new recruits. Two years ago, The Crimson quoted the president of the Boston Teachers’ Union as saying, “Teach For America claims that it does not come in and take positions from incumbent members. That is a lie. They are doing it in Boston…Their arrogance is appalling.” Cersonsky and blogger EduSchyster have meticulously documented TFA’s connections to dozens of charter schools as well as education reform advocacy organizations that focus on standardized testing and privatization instead of grassroots community involvement and student voices. In doing so, TFA is working directly against the interests of teachers, students, and communities alike. Neoliberal school reform is the true “educational injustice” here.

Happily, Chicago does provide a model of truly community-driven and progressive education advocacy. Last summer, the Chicago Teachers’ Union organized with parents and students to advocate for quality public education including smaller class sizes, more staff like school nurses, less standardized testing, and progressive taxation structures for school funding.

I don’t mean to vilify students who’ve chosen to recruit for TFA—I’m sure they have only the best intentions of helping underserved students—but I would like to call on my classmates and current TFA corps members to reconsider their decision to be part of this program. TFA has positioned itself as an ethical alternative to Wall Street for college seniors looking for a short-term commitment. We should all have questions about how much we can actually help to fix structural problems with just a month of training and a few years of work.

 

Advertisements

POR LA LIBRE EL ACOSO LABORAL EN PUERTO RICO

lets-hurry-or-well-miss-the-public-lynching

POR LA LIBRE EL ACOSO LABORAL EN PUERTO RICO

Por Laura M. Quintero

15 de mayo de 2015

http://www.noticel.com/noticia/175794/por-la-libre-el-acoso-laboral-en-puerto-rico.html

 

El acoso laboral en Puerto Rico afecta a más de la mitad de la población y es más severo que en Estados Unidos, donde solo en días de ausencia representa un costo de $300,000 millones para los patronos. 

Eso arrojó el primer estudio nacional de acoso laboral, realizado por la organización sin fines de lucro The Workplace Bullying Alliance, que se presentará hoy viernes en la Universidad del Turabo.

Esta OSFL se fundó hace dos años con el objetivo de prevenir el acoso laboral en P.R. y en los mercados hispanos de EE.UU. ante el desconocimiento que encontraron que había sobre el tema.

El director ejecutivo, Waldemar Serrano, explicó que el estudio se llevó a cabo con una muestra aleatoria de 2,300 personas de sobre 330 entidades locales en todos los municipios e islas-municipios, que incluye desde empresas privadas, agencias gubernamentales, universidades, organizaciones sin fines de lucro y uniones obreras.

Contó que el acoso laboral puede afectar psicológicamente a la persona, al punto de tener que dejar el empleo, ser recluida en un hospital psiquiátrico, tener ataques de pánico típicos de los veteranos de la guerra o atentar contra su propia vida o la de otros. Durante una conferencia educativa sobre el tema, un doctor de 62 años, que trabajaba en un hospital público, empezó a llorar desenfrenadamente y les agradeció porque dijo que “creía que estaba loco y hoy descubrí que lo que me estaba sucediendo con mi jefa era acoso laboral”.

La severidad del acoso laboral en Puerto Rico se debe en parte al desconocimiento, pero también a que “hace falta entender lo que es el liderazgo del siglo XXI”, opinó Serrano. Los patronos muchas veces carecen de medidas adecuadas de supervisión y de un sistema donde se pueda medir a las personas por su productividad, indicó.

Entre los hallazgos del estudio, se encuentra una correlación entre el acoso laboral y escolar, lo cual pudiera implicar que en el lugar de trabajo se están replicando patrones aprendidos en la escuela.

Aún más preocupante resulta que Puerto Rico carece de la legislación para atender estas prácticas, que para los efectos se terminan legislando desde la judicatura, según Serrano. El gobernador Alejandro García Padilla vetó en verano del año pasado, la “Ley para prohibir y prevenir el acoso laboral en Puerto Rico”, que permitía que el Sistema de Compensación por Accidentes del Fondo del Seguro del Estado pudiera reclamar del patrono los gastos incurridos por el tratamiento del trabajador afectado. 

“Si sufres de acoso laboral, vas a la unidad anti discrimen del Departamento de Trabajo, dices que eres víctima de acoso laboral y te van a decir que no pueden hacer nada por ti. El Fondo del Seguro de Estado, tampoco incluye tratamiento psicológico. No hay ley, ni política que la exija”, explicó Serrano.

En Puerto Rico ni tan siquiera existen estadísticas de acoso laboral porque no se le exigen este tipo de datos a la Junta Reglamentadora de Trabajadores. 

Vea también

LOS EFECTOS DEL ACOSO LABORAL O “MOBBING”

Mobbing

LOS EFECTOS DEL ACOSO LABORAL O “MOBBING”

 Por Maité Llerandi

sábado, 10 de diciembre de 2016

http://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/losefectosdelacosolaboralomobbing-columna-2270748/

La Constitución de Puerto Rico establece, en su Carta de Derechos, que la dignidad del ser humano es inviolable y que todos somos iguales ante la ley. Llevar a cabo una conducta que marca una diferencia en un individuo se considera un acto discriminatorio. El lugar de trabajo no es la excepción. La interacción y el comportamiento ante colegas, patronos y compañeros de trabajo deben ser de respeto y libre de maltrato hacia toda persona. 

Un acto de acoso laboral se denomina “mobbing”.  Esta modalidad de acoso puede llevarse a cabo de modo verbal o físico,  por parte de un superior con poder hacia otro empleado con menos poder. Este puede tener lugar de manera directa o indirecta. Según Zapf y Leymann (1996), las conductas que este concepto abarca en el lugar de trabajo pueden ser: el aislamiento social, las amenazas verbales, el maltrato físico, difundir rumores, hacer chistes ofensivos, no ofrecer tareas para realizar, burlas, rechazo e insulto, entre otros. Por su parte, Salin (2003) señala que el acoso laboral es una serie de comportamientos negativos repetidos persistentemente hacia uno o más  individuos, que provocan un desequilibrio de poder y crean un ambiente de trabajo hostil.

De haber un conflicto en el ambiente laboral se debe diferenciar entre un conflicto interpersonal y el acoso laboral o mobbing. Un conflicto interpersonal es una situación entre dos trabajadores en la cual existen diferencias y situaciones entre ambos y suele haber simetría o igualdad en los protagonistas, es decir, que no existe diferencia de poder entre ellos. En el mobbing vemos una relación asimétrica en la que el comportamiento se produce desde el dominante (jefe) hacia el dominado (empleado), existiendo una finalidad por parte del victimario en la cual los hechos son de manera frecuente.

El conflicto laboral se soluciona mediante diálogo, sanciones y mediando la situación. De existir un acoso laboral, el paso a seguir es distinto. Si el acoso viene de parte de un patrono, entonces se debe trabajar de manera escalonada reportándolo a un superior del victimario. Si la situación no se soluciona es posible orientarse legalmente, ya que existen diversas leyes que prohíben esta conducta. Las leyes pertinentes a esta situación son: Ley de Derechos Civiles, Ley Contra el Hostigamiento Sexual, Ley 100, Ley federal y local 115, Ley ADEA, y Ley ADA.

El ser víctima de acoso laboral o mobbing puede tener consecuencias psicológicas. La victima puede padecer de ansiedad o estado de ánimo depresivo. La secuela puede ser patológica, como también puede afectar su vida en general, como la socialización, puede haber deterioro en su personalidad como tornarse hostil, obsesiones, nerviosismo, hipersensibilidad, alteración del deseo sexual.

Es muy común que la persona sienta miedo de asistir a su lugar de trabajo causado por el ambiente que la persona puede percibir como peligroso. Cuando el ser humano, nuestro cerebro, detecta algún peligro (en este caso el ambiente laboral), reaccionamos de dos maneras: enfrentándolo o huyendo. La neurociencia ha estudiado el proceso de nuestro cerebro y cómo actúa el ser humano ante lo que percibimos como peligro. En nuestro celebro se activa la “alarma”, que toma lugar fisiológicamente en nuestro sistema límbico, lo que le llamamos “reptiliano”, ya que lo asociamos con una amenaza para de esta manera evitar el dolor que nos causa la situación que enfrentamos. Por esta razón generalmente la victima puede comenzar a ausentarse, a llegar tarde a su lugar de trabajo y a experimentar lo antes mencionado.

El acoso laboral es peligroso para la salud mental de la persona por el hecho de que asistir a su trabajo es una necesidad para la sobrevivencia, y generalmente la persona se obliga a enfrentarlo sin desearlo. En este tiempo que la victima vive la situación se agravan los efectos que la problemática laboral le causa.

Mientras más dure el tiempo en esa situación, mayor es la consecuencia psicológica en la víctima. Por esta razón es recomendable buscar ayuda de un psicólogo a la brevedad posible. De esta manera, los síntomas no se agravan y se trabaja con el área emocional que haya sido afectado por el acoso laboral. 

 

 

LA DICTADURA DEL CONCORDATO UNIVERSITARIO I Y II Por Jaime Benson (2015)

“Los continuos cierres forzosos ilegales e inconstitucionales del campus de Río Piedras luego de celebrar asambleas estudiantiles amapuchadas y anti-democráticas (como ensayo de la inconstitucional asamblea de status que propone el independentismo para resolver nuestro status político),  por los grupos para-policiales y para-militares de los encapuchados de la UJS, el PPT y la OSI, que le privan al resto de la comunidad universitaria sus derechos de asociación y expresión. Son avalados y legitimados por el Concordato con la mal llamada política de no-confrontación. Dicha política legítima e incentiva la violencia y abierta confrontación contra la mayoría de la comunidad universitaria por parte de dichos grupos políticos extremistas con total impunidad. Los legítimos intentos de la anterior Junta de Síndicos de hacer valer el actual Estado de derecho, al sancionar  a los que agredieron físicamente a la anterior rectora, doctora Ana Guadalupe y al pasado Jefe de Seguridad del Recinto son abiertamente saboteados por la actual Junta de Gobierno al dejar sin efecto las suspensiones contra los agresores.”

“Peor aún, el encabezar  cierres forzosos violentos del campus universitario  se ha convertido en un trampolín para ascender a posiciones bien remuneradas en la jerarquía universitaria, la Fortaleza y la Legislatura, como ilustran los casos de René Vargas, Arturo Ríos Escribano y Manuel “Comida de Perro” Natal. El concordato auxiliado por la oligarquía neo-nacionalista mediática pretende legitimar el absurdo entendido que los predios universitarios gozan de una soberanía política equivalente a la que le concede inmunidad diplomática a los predios de una embajada en cualquier país y que por tanto el espacio universitario constituye un “limbo jurídico” al exterior de la Constitución,  las leyes federales y estatales, en la que no pueden incursionar las fuerzas del orden público para hacer valer las prerrogativas constitucionales, las leyes y la protección de los derechos de los no violentos.  De esa forma, le conceden de facto el monopolio de la violencia a los grupos para-policiales y para-militares de los encapuchados en los predios universitarios,  quienes a gusto y gana decretan cierres forzosos, en los que armados con bates y tubos determinan arbitrariamente quien entra y quién sale del campus universitario.”

1536440_153339268370449_6218311090603886629_n

 

La dictadura del concordato universitario I y II

Por Jaime Benson 2015 

I.

“En ese proceso de intentar tornar la Universidad en un muro de contención contra el espontaneo y democrático crecimiento.”

Ante el comienzo hoy 21 de enero del segundo semestre del corriente año académico 2014-15, en el sistema de la Universidad de Puerto Rico, es menester reflexionar sobre el agudo deterioro de la Universidad del Estado y sus efectos sobre nuestro futuro, como consecuencia de la institucionalización en la misma durante los últimos años de la dictadura de lo que el doctor Arturo Torrecilla clasificó como el “Concordato Universitario” en sus dos recientes excelentes libros titulados; La Universidad de Puerto Rico: El Theme Park del intercambio imposible (2011) y El etnoespectáculo (2015). Primero es preciso clarificar los términos y la cronología de los acontecimientos que han resultado en la configuración de la tiranía en el espacio universitario de dicho grupo político melón.

La Universidad de Puerto Rico desde su fundación en 1903, constituyó hasta recientemente un espacio abierto, plural y democrático para la formación de nuestro futuros profesionales, empresarios, científicos, artistas, políticos e intelectuales; la divulgación y producción del conocimiento, así como la convivencia y el choque de las más diversas corrientes de pensamiento, la rigurosa reflexión académica-intelectual y los debates de altura sobre política pública. Ello fue así, inclusive en las épocas de mayor polarización político-ideológica en el plano mundial, nacional y local, como fueron los casos de la guerra civil española (1936-39) en la que la Universidad acogió a múltiples intelectuales del exilio republicano español y la guerra fría (1945-1989) en que albergó a intelectuales locales de corrientes de pensamiento tan dispares como Francisco Matos Paoli, George Fromn, Reese Bosthwell,  Gonzalo Córdova y Jenaro Baquero entre otros.

En el contexto de nuestro marco constitucional jurídico americano y de la Ley Universitaria de 1966, la Universidad de Puerto Rico logró ejercer su relativa autonomía durante las pasadas décadas acogiendo entre su personal docente a la amalgama de corrientes filosóficas, políticas e ideológicas que constituyeron el pensamiento humano contemporáneo, reivindicando el principio de mérito sobre las lealtades político-partidistas. Hasta que con el fin de la guerra fría, el desgaste del sistema político-económico colonial y el apogeo masivo del movimiento estadista, aquellos que históricamente habían sido incluidos, albergados y acogidos dentro de una cultura institucional universitaria de tolerancia y respeto por las ideas y tendencias políticas minoritarias; comienzan a cooptar los puestos administrativos en la jerarquía universitaria como parte de un proyecto cuyo fin estratégico es que la Universidad y otras instancias culturales se constituyeran en cabeza de playa para detener la estadidad.

 

En ese proceso de intentar tornar la Universidad en un muro de contención contra el espontaneo y democrático  crecimiento entre nuestro pueblo de la aspiración legítima a la igualdad ciudadana y política, el Concordato adopta una clara política de exclusión, discriminación y persecución contra toda aquella persona o corriente de pensamiento que no concuerde con su objetivo de  obstaculizar  y sabotear el ejercicio libre y democrático de auto-determinación de nuestro pueblo. Se entroniza el pensamiento único en el ámbito universitario. No se respeta la diversidad y el balance de corrientes políticas y de pensamiento en su máximo organismo directivo, sino que se desmantela una Junta de Síndicos diversa y plural y sustituye por una monolítica Junta de Gobierno en que todos sus miembros son melones.

Al ser una posición defensiva partiendo de la débil posición de defender lo indefendible: el mantenimiento del anacrónico y desgastado “status quo” colonial, así como el atosigarnos la independencia a la cañona. Ello ante la incapacidad del independentismo en formular un proyecto soberanista de futuro que implique ampliar los derechos ciudadanos, las libertades democráticas y un desarrollo económico progresivo que amplié la justicia social en lugar de la  regresiva, autocrática y salvaje actual propuesta independentista. Se recurre a  la institucionalización de la dictadura del ‘Concordato Académico’ en la Universidad como modelo que prefigura el tipo de sociedad al que se aspira bajo la soberanía política anhelada.

 

II.

“El encabezar cierres forzosos violentos del campus universitario se ha convertido en un trampolín para ascender a posiciones bien remuneradas en la jerarquía universitaria.”

 

…hace 4 horas (4:20 am) concluí la primera parte de esta columna puntualizando que la institucionalización de la dictadura del Concordato Universitario en la Universidad de Puerto Rico, tiene como objetivo estratégico no tan solo convertir nuestro Primer Centro Docente en un dique antidemocrático contra el empuje transparente y democrático de nuestro pueblo hacia la Estadidad, sino también prefigurar la sociedad a la que aspira dicho grupo melón de algún día lograr la independencia para Puerto Rico. Una sociedad monolítica-totalitaria de pensamiento único, en que las nomenclaturas culturosas nacionalistas y comunistoides universitaria radicalizan la dejada sin efecto del Estado de derecho plural y democrático vigente en la Universidad como antesala a su eventual desmantelamiento  en todo Puerto Rico.

Los continuos cierres forzosos ilegales e inconstitucionales del campus de Río Piedras luego de celebrar asambleas estudiantiles amapuchadas y anti-democráticas (como ensayo de la inconstitucional asamblea de status que propone el independentismo para resolver nuestro status político),  por los grupos para-policiales y para-militares de los encapuchados de la UJS, el PPT y la OSI, que le privan al resto de la comunidad universitaria sus derechos de asociación y expresión. Son avalados y legitimados por el Concordato con la mal llamada política de no-confrontación. Dicha política legítima e incentiva la violencia y abierta confrontación contra la mayoría de la comunidad universitaria por parte de dichos grupos políticos extremistas con total impunidad. Los legítimos intentos de la anterior Junta de Síndicos de hacer valer el actual Estado de derecho, al sancionar  a los que agredieron físicamente a la anterior rectora, doctora Ana Guadalupe y al pasado Jefe de Seguridad del Recinto son abiertamente saboteados por la actual Junta de Gobierno al dejar sin efecto las suspensiones contra los agresores.

Peor aún, el encabezar  cierres forzosos violentos del campus universitario  se ha convertido en un trampolín para ascender a posiciones bien remuneradas en la jerarquía universitaria, la Fortaleza y la Legislatura, como ilustran los casos de René Vargas, Arturo Ríos Escribano y Manuel “Comida de Perro” Natal. El concordato auxiliado por la oligarquía neo-nacionalista mediática pretende legitimar el absurdo entendido que los predios universitarios gozan de una soberanía política equivalente a la que le concede inmunidad diplomática a los predios de una embajada en cualquier país y que por tanto el espacio universitario constituye un “limbo jurídico” al exterior de la Constitución,  las leyes federales y estatales, en la que no pueden incursionar las fuerzas del orden público para hacer valer las prerrogativas constitucionales, las leyes y la protección de los derechos de los no violentos.  De esa forma, le conceden de facto el monopolio de la violencia a los grupos para-policiales y para-militares de los encapuchados en los predios universitarios,  quienes a gusto y gana decretan cierres forzosos, en los que armados con bates y tubos determinan arbitrariamente quien entra y quien sale del campus universitario.

Como corolario a la institucionalización de la dictadura del Concordato Universitario, la  burda falta de transparencia y rendición de cuentas por parte de las autoridades universitarias en el manejo de los asuntos universitarios, incluyendo su presupuesto y finanzas,  es aceptada sin cuestionamiento por la prensa neo-nacionalista, los medios de comunicación, la APPU, la HEEND, el CGE, la UJS, el PPT, la OSI y el PIP. Los mismos sectores que le exigían vocalmente a la anterior Junta de Síndicos que abrieran sus libros, exhiben un silencio ensordecedor cuando en una reciente reunión de la Junta de Gobierno se descontinúo la transmisión de la misma en el preciso momento en que el presidente de la Universidad, el doctor Uroyoán Walker Ramos presentó su Plan de Ajustes presupuestarios ante la misma. En un momento en que se le ha reducido el presupuesto al Primer Centro Docente en más de $100 millones y se baraja la posibilidad de aumentar el costo de la matrícula para los estudiantes, la propuesta de recortes y ajustes presupuestarios de su presidente constituye un secreto de Estado. Y los “usual suspects” de siempre, ¡bien gracias!