LLUVIA DE ESPADAS: ACUSACIONES FALSAS Y MALICIOSAS CONTRA MAESTROS

 

ATGif_120

12512295_10153754145277488_855459947145832055_n - Copy - Copy

LLUVIA DE ESPADAS: ACUSACIONES FALSAS Y MALICIOSAS CONTRA MAESTROS

Efrain Suarez Arce

Hemos visto en nuestro país un aumento alarmante en el número de acusaciones maliciosas y falsas que se hacen contra maestros. Esta nueva tendencia está “infectando” el ambiente escolar y dejando a todos temerosos de afirmar su autoridad y disciplinar a los estudiantes.

A decir verdad, ante la Ley 246 de 2011, que establece el maltrato institucional, los maestros, viendo su autoridad desaparecer, toleren muchas situaciones que no deberían pasar por alto.

Por supuesto, nadie dice “ACUSACIONES MALICIOSAS Y FALSAS”… Todos dicen “acusaciones” partiendo de dos premisas falsas

1)      de que el hecho de que existe un referido y/o una querella significa automáticamente que el referido y/o querella tiene base y fundamento

2)      que todo lo que salga de la boca de un menor y sus compañeritos es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

3)      Que el estudiante y /o sus padres no tienen razones para mentir.

4)      Que el Director Escolar no tiene razón para lanzar al maestro a los leones

No solo vemos una atmósfera en la que los maestros temen reprender o disciplinar a sus estudiantes, sino que llega a un punto en que los maestros temen darles mala nota. En respuesta a una mala nota o a alguna sanción disciplinaria, cualquier maestro puede ser objeto de acusaciones falsas y maliciosas de maltrato institucional.

Todo comienza cuando el estudiante va a la oficina a hablar mal de un maestro, lo cual es la repuesta más común en casos de deficiencias académicas, ausentismo crónico, comportamiento perturbador en el salón de clase y actitudes desafiantes hacia los maestros.

La Ley 246 define el maltrato es definido como “todo acto u omisión intencional en el que incurre el padre, la madre o persona responsable del menor de tal naturaleza que ocasione o ponga a éste en riesgo de sufrir daño o perjuicio a su salud e integridad física, mental y/o emocional…”

En otras palabras “MALTRATO” es un espacio bien amplio que es definido primordialmente por la reacción del estudiante. Si el estudiante dice que se sintió intimidado, amenazado o simplemente se sintió mal, es maltrato. En otras palabras un estudiante – viendo alguna acción correctiva de parte del maestro y/o Director – puede dar media vuelta y alegar ser objeto de maltrato institucional porque el maestro lo miro mal, y si alega que lo estaban mirando en forma “inapropiada”, mucho mejor.

Y aquí llegamos a la victimización de los maestros a través de querellas de maltrato institucional.

Inclusive, el surgimiento del internet y páginas sociales como Facebook les ha dado a los estudiantes una manera accesible y gratuita de difundir ampliamente sus comentarios y alegaciones y así desde la comodidad de sus celulares atacar la reputación de maestros. También otra industria en crecimiento es el realizar grabaciones ilegales de maestros en la sala de clase para difundirlas en el internet.

Así, el estudiante no tiene que hacer nada excepto hablar mal del maestro públicamente e través de Facebook y con eso llegan otros adultos a hacer la querella por él/ella.

Los maestros objetos de estas acusaciones a menudo son forzados a sufrir indignación y vergüenza publica mientras se investiga el caso, y pueden encontrar sus reputaciones irremediablemente dañados a pesar de ser completamente inocentes. Años después, se escuchan comentarios de que “ese es el maestro que acusaron de X”.

Y si no logran intimidar y mover al maestro con querellas y amenazas de querellas, intimidan y mueven al Director, quien inevitablemente cae de rodillas. Hoy en día para muchos padres es más fácil y gratificante el torcerle el brazo a un maestro o al Director que modificar la conducta y los hábitos de estudios de sus hijos. Muchos maestros han sido lanzados a los leones por sus directores para evitar ser mordidos.

El enfoque “legalista” que ha desarrollado nuestro Departamento de Educación los ha hecho más agresivos en sus respuestas a estas querellas. Las famosas “MEDIDAS CAUTELARES” – donde lanzas al maestro de la escuela a petición de un estudiante a través de alegaciones sin investigar – es un ejemplo de esto.

Pero, ¿Quién protege los derechos de los maestros acusados?

No se dan cuenta que en el corto plazo se previenen demandas, pero a largo plazo el entrar a la profesión docente se convierte en un acto de suicidio profesional.

Otro asunto es la ayuda que los estudiantes reciben por parte de administradores escolares cobardes y ambivalentes quienes refieren automáticamente cualquier chisme desatado contra el maestro, independientemente de cuán creíble sea la alegación de maltrato.

Antes de que protesten lean: “Las agencias del Gobierno de Puerto Rico deberán… Identificar e informar situaciones donde exista o se sospeche que exista maltrato, maltrato institucional, negligencia y/o negligencia institucional para su investigación…”

IDENTIFICAR… no es tomarle dictado al estudiante y darle servicio de gestoría porque temes ser salpicado.

¿Cuándo vamos a desarrollar procedimientos y planes realistas que salvaguarden el debido proceso y la reputación de los falsamente acusados?

'Damocles, did I sit in the wrong chair?'

RAZONES POR LAS QUE LAS PERSONAS HACEN ACUSACIONES FALSAS DE MALTRATO

Acusaciones falsas y maliciosas de maltrato institucional pueden venir de cualquier persona por casi cualquier razón.

1)      Un estudiante puede hacer acusaciones porque está siendo maltratado en otra parte, porque está confundido, porque malinterpreta una situación, no está acuerdo con la nota obtenida en su clase o en respuesta a alguna acción disciplinaria en su contra.

2)      Los padres pueden acusar a un maestro si están enojados con él/ella, si están protegiendo a un abusador en su propia familia, o si están tratando de ocultar algunas de sus propias transgresiones.

3)      Tanto padres como estudiantes pueden hacer acusaciones falsas y maliciosas como una forma de tomar represalia contra el maestro y/o el Director Escolar.

 teacher-0001

 

 

17264471_10154992766387488_5098096991424879793_n

COMO PROTEGERSE DE ACUSACIONES FALSAS Y MALICIOSAS DE MALTRATO INSTITUCIONAL.

1)      EVITE TODAS LAS SITUACIONES DE UNO-A-UNO CON LOS ESTUDIANTES

La manera más fácil de evitar las acusaciones de maltrato es seguir una política en la que ningún adulto se deja solo con un estudiante. Esto asegura que siempre va a haber otra persona que presenció la interacción y puede testificar de su inocencia. Muchas organizaciones siguen la “regla de tres”, lo que significa que los grupos de al menos dos adultos y un niño, o dos niños y un adulto se mantienen en todo momento.

2)      SITUACIONES EN LAS QUE LAS INTERACCIONES UNO-A-UNO SON INEVITABLES

Si bien una política estricta que impide el contacto uno-a-uno es la mejor manera de protegerse contra una acusación falsa, no siempre es factible. Las personas que trabajan con niños pueden necesitar ser dejadas en una situación de uno-a-uno por una variedad de razones. Siempre que sea posible, estas situaciones deben ser evitadas. Cuando no pueden, sin embargo, puede ser necesario tomar medidas adicionales.

3)      EVITE LA INTERACCIÓN DE LOS MEDIOS SOCIALES CON LOS ESTUDIANTES

Si bien los intercambios de correo electrónico entre un estudiante y un profesor pueden ser apropiados (por ejemplo, para responder a preguntas sobre tareas), realmente no hay razón para que un maestro sea “amigo” o siga a un estudiante a través de páginas sociales como Facebook o Twitter. Cualquier comunicación por correo electrónico debe tener lugar en un sitio web público o tablón de mensajes como Blackboard, que es proporcionado por la escuela para las comunicaciones oficiales. Si debe comunicarse en privado con un estudiante, discuta primero la comunicación con la administración de su escuela para que otra persona sepa la razón de su contacto privado con el estudiante y la naturaleza de la misma. Para sus propias cuentas de redes sociales, asegúrese de que su configuración de privacidad impida que los estudiantes tengan acceso a su información personal.

4)      NO LE DÉ A LOS ESTUDIANTES SU NÚMERO DE TELÉFONO

No dé a los estudiantes su número de teléfono personal y no acepte llamadas o textos de los estudiantes. Si un estudiante intenta llamar o enviar un mensaje de texto a su teléfono privado, documente el incidente e infórmele al director de la escuela. Las comunicaciones con los estudiantes deben ser sólo sobre negocios oficiales de la escuela y deben tener lugar en un ambiente escolar oficial.

Mi Directora nos dice constantemente que “los estudiantes no son nuestros amigos, son nuestros clientes,”

5)      EL INTERNET NUNCA OLVIDA

Mientras que el Internet puede ser útil, también puede hacerle daño en el caso de que en algún momento seas acusado de maltrato institucional. Recuerde siempre que sus comunicaciones electrónicas se almacenan en múltiples lugares: su computadora, la computadora del destinatario y cualquier empresa que proporciona el camino para la comunicación. La suposición más segura que usted puede hacer es que si usted se comunica electrónicamente, puede llegar a ser de conocimiento público. Por lo tanto, si publica una foto en Instagram o publica un mensaje en Twitter, un estudiante, un padre, inclusive otro maestro o un Director puede intentar utilizar esas comunicaciones electrónicas para pintar una imagen negativa sobre usted y su estilo de vida.

6)      FACILITE QUE OTROS PUEDAN VER ADENTRO Y/O ENTRAR A SU SALON

Las puertas del salón deben estar equipadas con puertas transparentes o dejadas abiertas si es posible. De esta manera, las interacciones entre estudiantes y adultos pueden observarse desde afuera. Otros adultos también deben hacer un hábito de caer al azar a lo largo del día. Pueden ser otro testigo adulto a todas las interacciones.

Es importante animar a los miembros de la facultad velarse el uno al otro también. Si los empleados notan situaciones o comportamientos en sus compañeros de trabajo que potencialmente los están dejando vulnerables a acusaciones de maltrato, deben intervenir o pedirle a otro adulto que lo ayude. Con el tiempo es fácil obtener complaciente acerca de estos procedimientos.

7)      DISTANCIA Y CATEGORIA

Mantenga siempre una actitud profesional y de distancia. Eso significa no coquetear, no bromear y definitivamente no bromear sobre temas de sexo. No dé regalos, a menos que le dé uno a cada estudiante, y no seleccione a ningún estudiante para una atención especial o reconocimiento. Nunca envíe correos electrónicos, mensajes de texto o tarjetas a estudiantes que no estén relacionados con el trabajo escolar, y no pregunte a los estudiantes sobre su vida social ni comente su apariencia personal.

Los maestros deben asegurarse que sus interacciones con los estudiantes sean apropiadas a su edad y su género.

TODO LO QUE USTED DIGA PUEDE Y SERA USADO EN SU CONTRA…

 Knife_storm.png

LEAN ESTA HISTORIA:

THE PRICE OF MENTORING? WHY THIS BOCA RATON TEACHER IS BEING FIRED

http://www.mypalmbeachpost.com/news/the-price-mentoring-why-this-boca-raton-teacher-being-fired/58gub5N3amG5M2csGeBtcM/

 alamo-5

PASOS A SEGUIR SI SE PRODUCE UNA FALSA ALEGACIÓN

Las falsas acusaciones de maltrato institucional pueden surgir incluso cuando se ha tomado un cuidado extremo. Si esto sucede, no entre en pánico. Notifica a tu delegado y con un abogado para asesoría legal tan pronto como sea posible. Incluso si usted sabe que usted es inocente, un abogado con experiencia será capaz de ayudar a demostrar esto y mitigar algunos de los daños.

 

CALLATE LA BOCA

Recibir una llamada o una visita de la famosa Unidad de Maltrato Institucional es estresante bajo las mejores circunstancias. Sin embargo, la forma en que uno reacciona puede determinar cuál va a ser la postura del trabajador social. Debes reconocer que usted no tiene suficiente conocimiento sobre la ley y los reglamentos estatales para proteger sus derechos. TE VAN A LANZAR A LOS LEONES. 

Tratar de explicar una situación rara vez trabajará a su favor, ya que en el caso de un maestro, la presunción siempre va a ser de culpabilidad. Cualquier hecho puede ser malentendido y reinterpretado para hacerte ver culpable. Cuando se le notifica que la Unidad de Maltrato Institucional quiere entrevistarle, tienes derecho a CALLARTE LA BOCA y hablar con un abogado. CALLATE LA BOCA y pide que la entrevista se reprograme para que puedas tener un abogado presente.

La investigación va a estar bien encaminada antes de que se comuniquen con usted. Los investigadores de la Unidad de Maltrato Institucional pueden haber ya entrevistado al acusador y otros que podrían tener información sobre la situación. Por supuesto en el proceso han esparcido el bochinche por toda la escuela.

Sin embargo, otros me han dicho que no hay un “derecho a permanecer en silencio” en esta etapa y el investigador va a interpretar su renuencia como le parezca. Recuerde que el investigador está obligado por ley a actuar “en el mejor interés del niño”.  

PARTICIPAR EN UNA ENTREVISTA CON UN INVESTIGADOR.

Yo te diría CALLATE LA BOCA hasta que hables con un abogado. Otros afirman que lo mejor es tomar una postura cooperativa, pero cautelosa. Responda preguntas honestamente, cortésmente, con calma, firmemente, y niega constantemente las acusaciones. Su objetivo es convencer al investigador de que usted es la persona racional en esta situación. Aunque estés indignado No pierdas los estribos e insultes ni maldiga al estudiante o acusador potencial. No le digas “fuck you” al investigador.

ENTENDER EL SIGNIFICADO DE UNA DETERMINACIÓN DE “CON FUNDAMENTO”.

La investigación entera se reduce a si el investigador “justifica” el referido de maltrato determinando que la acusación tiene “fundamento”. Esta sustanciación significa que hay una “causa probable” de que el niño fue maltratado. Esto NO significa que haya sido declarado culpable de maltrato institucional. Significa que hay razones suficientes para continuar la investigación y mantener vivo el bochinche.

DOCUMENTAR

Debes evaluar de dónde provienen las acusaciones. Muchos maestros que se enfrentan a acusaciones falsas de maltrato pueden mirar hacia atrás y ver las señales de advertencia. Hay algunas situaciones comunes que pueden generar acusaciones falsas. Entender de dónde provino la denuncia puede ayudarle a evitar situaciones similares y minimizar las acusaciones contra usted.

 

 

 

NEXT: El maestro Dan Domenigoni y la demanda por difamación de gano luego de una acusación maliciosa y falsa de maltrato. 

Advertisements

1 thought on “LLUVIA DE ESPADAS: ACUSACIONES FALSAS Y MALICIOSAS CONTRA MAESTROS”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s