EL MUNDO AL REVÉS

untitled

 

EL MUNDO AL REVÉS

por Salvador Freixedo

“El mundo al revés” es una frase que surge con determinada frecuencia en los últimos años, sobre todo, cuando escuchamos o leemos noticias en las que la falta de sentido común se hace notar. He aquí el enunciado de unas cuantas de los últimos dos años, como ejemplo:

Una madre a quien separan de su hijo por darle un cachete; un padre que es privado de su casa y de sus hijos por una acusación falsa de malos tratos por parte de una esposa infiel; un alumno que le escupe a una profesora al tiempo que le llama puta; un padre que agrede a un profesor por haber suspendido a su hijo; niños que maltratan a sus padres; padres que denuncian a sus hijos por agresión; un padre que pasa la noche en el calabozo tras ser denunciado por su hija adolescente por encerrarla en la habitación; hijos que “echan” de casa a sus padres porque quieren llevar a su novia el fin de semana; madres que no pueden entrar en el cuarto de sus hijos ni ordenar sus cajones porque se considera intrusión en la intimidad; manifestaciones públicas a favor de la pornografía y la prostitución como “un trabajo tan digno como otro”; opiniones públicas en contra de que los padres controlen lo que ven sus hijos menores en Internet porque vulneran su derecho a la libertad; defensa de una profesora que por las noches era striper y hacía pornografía en sus horas libres; sentencias condenatorias a padres que deben pasar una pensión a bigardos de treinta años.

Son temas cotidianos que aunque puedan parecer menores no lo son en realidad. Muchos de ellos afectan a la convivencia familiar, a la relación entre padres e hijos, en definitiva a la familia. Y como las políticas familiares del NOM establecen que “lo privado” no existe y que los problemas familiares deben ser públicos, el Estado se arroga la total libertad para tutelar, imponer, educar y manipular a su antojo. Es el viejo sueño totalitario. Fascismo puro. ¡Y vamos camino de la gran dictadura global, incluso en los detalles más nimios e íntimos!

MULTA POR UNA COLLEJA (Soneto)

Por una sola colleja bien dada,
que un buen padre le dio a un hijo insolente,
sentenció multa un juez incompetente
de esos jueces progres de la última hornada.

La justicia es ahora sofisticada;
le da un castigo a un padre muy consciente,
y al político que roba impunemente
no le hace absolutamente nada.

Un cachete en el momento apropiado
es pedagogía sana y completa,
por mucho que lo tengan condenado

los progres psicólogos a la violeta.
Ya apesta tanto buenismo y memez.
¿No se merece un cachete este juez?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s