2016: EL LÍO DE LOS PASTORES

3369_1087988017879974_4832403541697754617_n

 

2016: EL LÍO DE LOS PASTORES

por Alexis Morales Cales

Ya sabemos que se esperan noticias que sacudirán la Iglesia Católica de la isla. No hay detalles oficiales, y no voy a hablar de lo que se comenta porque se corre el riesgo de cometer difamación y difundir información errónea, Por otro lado, la Iglesia Catolica no es la única que será estremecida, Ya se están sintiendo las vibraciones de un terremoto en iglesias protestantes. Voy a hablar de lo que sé, y evitaré entrar en conjeturas ni opiniones personales. Lo que voy a decir afectará los aspectos religiosos, políticos, económicos y hasta la educación en el país.

Entenderemos mejor el cisma y el sismo del 2016 en las iglesias al comparar la estructura organizativa de las iglesias. La Iglesia Católica Romana es una de tipo monolítico, enteriza. Desde el Vaticano se administran todos los templos católicos del mundo, a través de una organización jerárquica con corporaciones legales en cada país que responden al Vaticano directamente. Las iglesias históricas del protestantismo tienen un arreglo parecido, pero no a nivel internacional. La Iglesia Bautista, la Presbiteriana, funcionan mayormente en Estados Unidos y Puerto Rico, y hay iglesias semejantes pero no unidas legalmente en Europa.

Con el surgimiento de la Iglesia Pentecostal, proveniente de los Bautistas del Sur, se crea otro tipo de estructura administrativa, basada en los concilios. En principio era un solo concilio, pero en Puerto Rico se produjo una división a principios del siglo XX, por motivos doctrinales y administrativos. Surge así el concilio Iglesia de Dios Pentecostal Movimiento Internacional. De ahí siguieron produciéndose divisiones, en algunos casos por diferencias doctrinales, en otros por motivos económicos. Gradualmente han llegado a haber alrededor de 30 concilios. Los más conocidos son Asambleas de Dios, Movimiento Internacional (M.I.) y Movimiento Misionero Mundial (MMI).

A la par con la creación de nuevos concilios con sus redes de iglesias, se crean los llamados “Ministerios”, corporaciones de predicadores que hacen campañas en la isla y el exterior. Los ministerios tienen por autoridad máxima un sirve de pastor. Un familiar del pastor funge de tesorero y otro de secretario. Funcionan además como monarquías: la sucesión hereda el ministerio, que se maneja como negocio familiar. Pero las divisiones no se detienen y de los concilios y “ministerios” han salido las llamadas iglesias independientes. Durante ese proceso de escisiones y formaciones de nuevas entidades se han ido formando estructuras legales paralelas en forma de corporaciones familiares y entes corporativos comunales. Nada de eso representó problema hasta que los cambios sociales y legales complicaron el panorama al venir los inevitables traspasos de poder.

Cuando muere o se retira un pastor independiente, su iglesia y propiedades de la iglesia se pasan como bienes hereditarios o se venden. Los divorcios de pastores y pastoras han complicado más ese traspaso de poder. Dos casos notorios ilustran lo que está sucediendo fuera del lente noticioso. El divorcio de Jorge Raschke dio inicio a un pleito de bienes gananciales que abarcaba una emisora de radio, el movimiento Clamor a Dios y las propiedades y capital de estos. Fue un pleito contencioso en el que hubo insultos y hasta maldiciones. El otro caso fue el de Rodolfo Font, que aunque no fue tan contencioso, conllevó repartición de bienes y capital generado por sus iglesias.

A un siglo del comienzo de ese proceso histórico, hay entre concilios e iglesias independientes unas transiciones y cambios de mando, en algunos casos con cambios doctrinales tendientes a liberalizar las reglas. Ya la mayoría de los concilios permiten los pantalones, los cortes de pelo y el maquillaje entre las mujeres, y en otros se han quitado reglas como la prohibición de que personas de distinto sexo naden juntos en playas o piscinas. De hecho, un 50% de las iglesias del concilio Asambleas de Dios se han separado del concilio y funcionan en forma independiente. Eso trae otro trámite legal que al igual que los divorcios y procesos de herencia, está causando divisiones y pleitos. Todo comienza con la adquisición de propiedades y construcción de iglesias. Cuando un templo se construía en forma independiente, se inscribía a nombre del pastor y su esposa. Luego el pastor recibía una oferta para afiliarse a un concilio, y el templo pasaba a seguir las normas de ese concilio. Pero luego al morir o retirarse el pastor, sus herederos reclaman la propiedad, y el concilio reclama la titularidad del templo y los bienes relativos al culto. Entre estos, las ofrendas, el terreno, las cafeterías, los pulgueros y demás formas de recaudación de fondos.

Una variante se da cuando un pastor independiente decide entrar o volver a un concilio. Automáticamente al aceptar las normas y estatutos del concilio, el pastor pierde la autoridad sobre el templo. Hay pastores que son incluso separados de sus puestos o trasladados a otras iglesias de menor productividad. En ciertos casos se han inhabilitado pastores por no tener al día su licencia de ministros. No es broma, en esas iglesias se requiere una preparación académica y un título universitario, con los cuales obtienen una licencia.

La situación toma otro giro cuando se produce una reacción a la inversa, iglesias de un concilio declaran su independencia. De hecho, un 50% de las iglesias del concilio Asambleas de Dios se han separado del concilio y funcionan en forma independiente. Al ocurrir las escisiones, comienzan las reclamaciones. ¿Puede quedarse un pastor en un templo que fue del concilio, o debe irse a construir otro? Ya se han visto en los tribunales peticiones de desahucio contra pastores que se independizan. La controversia sobre la homosexualidad ha añadido otra causal de separación entre iglesia y concilio. La Iglesia Presbiteriana, al admitir parejas del mismo sexo como miembros activos, se convierte en la más reciente confesión en sufrir éxodo de pastores y fieles. Estos se están agrupando en nuevas confesiones independientes con nuevos templos.
Entre las corporaciones y bienes que estarán en litigio hay instituciones educativas administradas por entes religiosos. En ese sentido será un doble litigio. Por un lado, la titularidad de las escuelas, y por otro lado el asunto doctrinal y de principios. Ya algunas escuelas de ese tipo están exentos de seguir los reglamentos del Dpto. de Educación, pero al entrar en el litigio esa situación podría cambiar. Son escuelas que no aceptan la filosofía humanista del DE, y más recientemente, los conceptos como enseñanza de género. Si la titularidad de esas escuelas pasa a nuevos administradores, estos podrían pedir la acreditación de esa agencia y de agencias federales, lo cual obligaría a cambiar los reglamentos de conducta.
El 2016 se perfila como uno de récords en litigios legales relativos a concilios, templos y pastores. Divorcios, muertes de pastores, reclamaciones de concilios contra pastores y viceversa. Tal vez por ser año electoral la prensa no le dé tanta cobertura. Pero no por eso tendrá menos importancia que los eventos que ocurran en la Iglesia Católica. En vez de observar estos litigios y escándalos como entretenimiento y fuente de bromas, debemos reflexionar y buscar el propósito original del cristianismo. El Lío de los Pastores ha comenzado.

+ + + + + + + + + +

Michael CastroPertenecí al Concilio M.I. y al M.M.M. Todo lo que reseñas aquí es cierto. Con una diferencia. La mayoría de los concilio pentecostales mantienen políticas de tranparencia con excepción del Movimiento Misionero Mundial que no muestra a sus feligreses reportes de finanzas. Es un total misterio lo que hacen con el dinero que recogen de ofrendas y diezmos. Precisamente fue cuando comencé a preguntar que me comenzaron a marginar y tuve que irme por la presión que metieron desde adentro.

Sobre el traspaso de propiedades la cosa funciona como una mafia tanto en el MI como en el MMM (no se si los demás funcionan igual). Se sigue el esquema de dejar que un hombre “abra una obra”. La persona seleciona un lugar y construye un templo. Para construirlo necesita dinero y el concilio se lo presta ¡con intereses! y cuando termina de pagarlo la propiedad pasa a manos del concilio. Si el pastor se queja lo mueven a una iglesia más pequeña o lo ponen “en disciplina” prohibiéndole predicar o ministrar dentro de los contornos del concilio.

Esther Romero  – Mi madre yo acabo de terner una separacion y saque de mi vida a una persona q pertenece a uno de esos concilios por precisamente ver como su mente estaba adoctrinada, que dificil es ser la nota discordante en una orquesta. Vienen tiempos dificiles para toooodos. Gracias Alexis Morales Cales y Michael Castro por contestar una de mis dudas y que nadie me responde.

Eugenio Madera  – ¿QUIEREN PONERLE VERGUENZA AL MOVIMIENTO RELIGIOSO? QUE LE APLIQUEN LA LEY. LO ESPIRITUAL NO PAGA IMPUESTOS, LO MATERIAL SI. ¿SABEN LO QUE SIGNIFICA UN 10% Y AHORA SUMADO AL IVU? AQUEL Q QUIERA PREDICAR QUE LO HAGA GRATIS, PARA HABLAR NO HACE FALTA DINERO. Y SI SOMOS CRISTIANOS SE LO DEBEMOS A QUE NO NOS DIERON OPCION CUANDO NOS INVADIERON.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s