El Insolito Caso de La Nina VCM en la ESCUELA ELEMENTAL ANTONIA SÁEZ IRRIZARY en Toa Baja

cropped-cropped-cropped-1500x500.jpgEl Insolito Caso de La Nina VCM en la ESCUELA ELEMENTAL ANTONIA SÁEZ IRRIZARY en Toa Baja

jueves, 28 de febrero de 2008

Efraín Suárez Arce para EDES 4006

Prof. Juan R. Gonzalez Ramos

Universidad de Puerto Rico –  Recinto de Rio Piedras

“…esta lamentable situación no debe volver a repetirse.

Debemos aprender de la historia, y hacer una historia nueva para poder progresar como pueblo.”

Ángel R. Pagan Ocasio, Juez Superior

________________________________________________________________________

VCM es el nombre ficticio de una niña que nació en el 1991, paciente de TDAH y TOD que paso por una experiencia muy lamentable en la ESCUELA ELEMENTAL ANTONIA SÁEZ IRRIZARY en Toa Baja. Cuando la ineptitud administrativa, la intolerancia, la ignorancia y la agresividad se unen, esto es lo que sucede. Pero antes de comenzar a opinar, deseo contar la historia desde el principio…

El 12 de mayo del 2000, VCM tenía 8 años de edad y recibe evaluación sicológica en el Centro del Gobierno Municipal de Toa Baja, Departamento de Servicios Sociales y Comunitarios, Proyecto Ternura. La niña había sido referida en abril de ese año por la trabajadora social de su escuela. La niña, a pesar de ser percibida como cariñosa, cooperadora, comunicativa y tener un promedio de A, mostraba un exceso de actividad e impulsividad en el salón y era propensa a mostrar explosiones de coraje y a mostrar una conducta retarte. Habían ocurrido incidentes con sus compañeros de clase.

El 6 de diciembre del 2002, la madre de la niña, Zenaida, entrega esta evaluación durante una reunión COMPU a Yazmín Ortiz Quiñónez, la Trabajadora Social de la escuela elemental Antonia Sáez Irizarry de Toa Baja. Esta comenzó las gestiones para registrar a la niña en el programa de Educación Especial con la supervisora de zona, Myriam Mediavilla Guzmán. Luego de esto no se realizó ninguna evaluación para determinar las necesidades de la niña y su ubicación adecuada ni se le brindo ningún servicio educativo.

Tampoco se redactó un Plan Educativo Individualizado (PEI) para tener un plan de manejo conductual de la niña durante el año escolar 2002-2003.

Durante el 2003, VCM fue evaluada por un siquiatra privado quien le receto Concerta y Mellaril.

El 3 de marzo del 2003, la trabajadora social llama al Programa de Educación Especial para verificar el estatus de los tramites posteriores al referido para registro. Esto debió completarse en febrero del 2003. Llamo de nuevo el 22 de octubre y no le devolvieron la llamada.

Dos semestres después del referido, el 6 de noviembre del 2003, VCM agrede a 2 maestras mordiéndolas en varias partes del cuerpo. Luego ella diría que le había dado una rabieta. Yazmín Ortiz Quiñones, la Trabajadora Social de la escuela, intervino llamando a Emergencias Médicas quienes llegaron para intervenir con la niña. No se había redactado un Plan Educativo Individualizado (PEI) para el año escolar 2003-2004. La directora de la escuela, Ermis Velázquez Reyes, se reunió con los padres para informarles que VCM seria suspendida por dos días. Las maestras agredidas se fueron por el fondo y luego alegarían que temían por su seguridad física ante la posibilidad de que la niña les fuera a volver a agredir. Esta situación estuvo bajo el control y supervisión de la trabajadora social de la escuela. Se llamó a Emergencias Médicas, a los padres de VCM y se siguió un plan para calmarla tomando en cuenta su condición y diagnóstico. Mientras tanto, la directora comienza a hacer gestiones con Ramón Soto a nivel central del departamento de Educación. Este le dijo que sobre VCM no aparecía NADA en Registro del Distrito. El expediente estaba extraviado.

El 4 de febrero de 2004, al mediodía, VCM se encontraba en el patio de la escuela compartiendo. Unos niños le expresaron frases hirientes, mencionando su diagnóstico de déficit de atención entre otras cosas. En un momento dado, un Nino le lanzo una piedra y ella, al ser agredida salió corriendo detrás de ellos. Uno de ellos lanzo su bulto al zafacón. VCM atrapo a uno de ellos y comenzó un forcejeo. Al área llego el guardia escolar, Juan C. Cruz Negrón de la compañía Génesis Security Services y comienza un forcejeo entre ellos.

Luego, VCM se encontraba en el pasillo frente a la oficina de la directora, quien no se encontraba en la escuela. Mientras ella recogía unos materiales escolares, el viento le llevo unos papeles de un proyecto de Estudios Sociales. La secretaria de la escuela, Sarita Ortiz Pérez, declaro que vio a VCM romper los papeles y lanzarlos al suelo. Ella le requirió que los recogiera. La secretaria ordena a VCM a entrar a la oficina y comenzó a recriminarle por ser alegadamente una estudiante desorganizada y problemática. Al esta decirle a VCM que iba a llamar a sus padres, la niña se sintió, atemorizada, hostigada y “su mente se fue en blanco”, agrediendo a la secretaria en la cara.

En ese momento interviene nuevamente el guardia escolar y ocurre otro forcejeo. El guardia alego haber sido agredido en la cabeza mientras cerraba el portón de la oficina para que VCM no saliera. Entonces el guardia, sin el aval de la directora y sin notificar a la trabajadora social, quien en ausencia de la directora estaba a cargo de la escuela, solicito la intervención de la Agente María T. Laureano Otero, placa 17768 (61482 según la demanda enmendada). La agente Laureano entro a la oficina y “neutralizo” de inmediato a VCM esposando sus manos mientras que el guardia Cruz le sostenía las piernas. Luego saldría a relucir que la escuela no tenía el Manual de Procedimientos de Educación Especial.

La trabajadora social llamo a los padres de VCM. Estos pidieron que no se moviera a la niña de la escuela hasta su llegada. La trabajadora social, conociendo la condición y diagnóstico de VCM, reclamo un manejo distinto al uso de fuerza usado por la agente y el guardia escolar. Ella le reclamo a la Agente Laureano que esperara la llegada de Emergencias Médicas y los padres de la niña. A pesar de que la intervención de otras maestras había logrado calmar a VCM, la Agente Laureano la ignoro. La Agente Laureano procedió a arrestar a VCM a pesar de la fuerte oposición de la trabajadora social, cargando a VCM con fuerza esposada hasta una patrulla. Esto provoca un estado de terror y otra reacción violenta de VCM hasta que finalmente fue sometida a la fuerza con la ayuda de dos agentes adicionales que la Agente Laureano había solicitado al cuartel de Toa Baja.

La trabajadora social alego haber sentido temor por su seguridad ante la reacción agresiva de la agente al intervenir en la situación e inclusive llevo sus manos a su arma de reglamento ante sus reclamos.

Para cuando la mama de VCM llega a la escuela, ya está iba de camino al Cuartel de Toa Baja.

La escuela fue víctima de un sal pa’fuera que afecto y conmociono a todos los niños, maestros y personal que allí laboran.

VCM fue llevada al Tribunal de Bayamón donde el Procurador de Menores le radico tres denuncias por agresión. Aparentemente a los padres de VCM no se les permitió hablar. Se ordenó la reclusión de VCM por 3 días durante los cuales se le impidió el contacto con su familia. Al llegar al Centro de Detención de Menores en Ponce le “hicieron quitarse toda su ropa y ensenar sus partes”. Fue ubicada en una celda aislada de donde salía solo a una hora de recreo diario. Una confinada de otra celda le hizo acercamientos sexuales verbales.

Los padres de VCM no fueron informados de su paradero. Durante el juicio por la demanda que radicarían estos contra el ELA, DE, Génesis Security y la Policía, el juez pudo apreciar la intensa emoción y angustia de ambos padres al recrear estos incidentes.

El 6 de febrero de 2004 VCM fue llevada al tribunal esposada de pies y manos. Esta vez sus padres informan al juez que VCM es estudiante de Educación Especial. La niña es liberada y los cargos son archivados.

El 10 de febrero de 2004, funcionarios y maestros se reúnen en la escuela para discutir la situación de conducta de VCM. Se decide enviarla a estudiar a su casa a través del programa “Home Bound”.

El 18 de febrero de 2004, el Departamento de Educación concluyo que VCM es una niña con impedimentos.

El 28 de octubre del 2004, los padres de VCM, Axel y Zenaida presentan la demanda civil número DDP2004-0345(505) contra el ELA, el DE, Juan C. Cruz Negrón y Génesis Security Services por danos y prejuicios por violaciones a la Ley IDEA, la LEY 51 de 1996, los artículos 1802 y 1803 del Código Civil y la Ley de Derechos Civiles.

El 4 de septiembre del 2007, el Juez Ángel R. Pagan Ocasio declara con lugar la demanda y le concede $82,500.00 a VCM, a su mama $20,000.00 y a su papa $20,000.00.

“Habida cuenta de la Ley de Reclamaciones y Demandas Contra el Estado…solamente responde solidariamente hasta la suma de $150,000.00.” El juez señalo en su sentencia que “el grado de imprudencia observado por el DE en el manejo de este caso lastima la consciencia judicial”

 

MI OPINION

Primero hay que decir que la Policía nunca ha sido un modelo de humanismo, inteligencia y comedimiento. La Policía es un coercitivo que regula el comportamiento de los ciudadanos y que a diario se le exige el restituir el orden perdido usando la violencia autorizada por el estado, por eso se les llama agentes del orden público.

Como vemos a menudo en los medios de comunicación La Policía es una canasta de conducta negativita, desafiante, intimidante y hostil. Por eso usan palabras como “someter”, “orientar” y en este caso “neutralizar”. La Agente María T. Laureano Otero declaro que conocía a VCM antes de los sucesos del 4 de febrero del 2004, porque “era famosa”. Sabia de varios incidentes de peleas con niños y agresiones a maestros. En ocasiones ella escuchaba a la directora hablando con el guardia escolar sobre VCM. Decía que ella era “agresiva”, “que pelea” que tenía un expediente “grandísimo” y que estaba en “lista de espera” de Educación Especial. Tanto la directora, como la trabajadora social y el guardia escolar le habían informado que VCM se medicaba.

En cuanto al concepto de educación especial, declaro a preguntas de los abogados de VCM que “reciben un trato especial…que tienen unas condiciones y que hay personas capacitadas para bregar con ese tipo de condición que tienen ellos…” Parece que la trabajadora social se quedó sola en la lista de “personas capacitadas para bregar…”

Yo llevo trabajando de guardia de seguridad desde el 1996, y sé que nuestra labor consiste en proveer vigilancia preventiva en un área designada. El guardia de seguridad que empieza a actuar como si su labor conllevaba algo más (como si fuera un policía de verdad) se expone a buscarse líos como este.

Al guardia escolar no le quedo más que admitir que él no era un funcionario escolar con autoridad para solicitar la entrada de la Policía a la escuela.

Un guardia de seguridad no arresta (bueno, puede hacer un arresto civil como cualquier Juan del Pueblo, pero más le vale tenerle una buena explicación a la policía cuando llegue y le pregunte cual fue el delito que la persona cometió en su presencia) y se desalienta el uso de fuerza física, ya que eso le corresponde a la Policía del estado. Por otro lado, estoy seguro que a este guardia no se le dio ningún adiestramiento para trabajar en una escuela donde hay menores de edad, algunos con impedimentos. A pesar de saber de la condición de la niña VCM, manejo la situación de ella de la misma forma que uno manejaría el atrapar a un adulto agrediendo o asaltando a otro en un centro comercial. Aquí hay falta de entrenamiento y falta de sensibilidad. Nadie le explico que cuando VCM peleaba o se ponía agresiva, no era ELLA actuando sino su enfermedad.

A pesar de que personas con más conocimiento y experiencia que él le habló de la condición de VCM, nadie le tuvo compasión ni empatía. Así, cuanto la condición de la niña actúo, la secretaria, el guardia y la agente actuaron contra ELLA, agrediéndola física y emocionalmente, denunciándola por agresión y dándole lo que quizás ellos pensaron era un buen escarmiento, “pa que no joda más”.

Si mis palabras parecen fuertes, es porque la gente reacciona con desconfianza, hostilidad, intolerancia y chistes ignorantes a las condiciones mentales o emocionales. Son esas actitudes las que crean terreno fértil para esta clase de atropello. ¿Porque VCM era “famosa”? ¿Qué otra explicación puede haber para la alegación que una niña de 11 años agredió a tres adultos, uno de ellos un agente del orden público y la insistencia de la agente en arrestar y procesar a esta niña de 11 años?

Estos dos neandertales, “…quebrantando las normas más elementales de prudencia…provocaron un caos de grandes proporciones en la escuela…” frente a niños maestros y empleados.

En la película “Gladiador”, el personaje de Maximus dice que nuestras acciones resuenan a través de toda la eternidad. Bueno, las acciones impulsivas, revanchistas y egocéntricas también tienen resonancia a través del tiempo y el espacio, costándole $122,500.00 al erario público más gastos de representación legal.

En fin, la dejadez del DE en registrar, evaluar y ubicar a VCM o establecer procedimientos concretos para lidiar con sus episodios agresivos fue un factor que aporto a este atropello. El personal de la escuela, sin un plan fijo, improvisaba. Pero la hostilidad y la intolerancia hacia las condiciones mentales o emocionales fueron para mí el factor decisivo.

También había habido un incidente anterior de violencia con VCM, donde solo se le suspendió por dos días. La secretaria lo sabía y actúo de manera ignorante e insensible. El guardia escolar lo sabía y uso la violencia física contra ella. La agente lo sabía y actúo como cuando un policía ha estado pendiente de atrapar un ladrón y finalmente lo atrapa robando.

El toque final fue cuando los funcionarios y maestros del DE se reúnen varios días después de liberada la niña y la botan para su casa. Cualquiera pensaría que como no la pudieron botar de la manera A, usaran el plan B, el “Home Bound”.

El juez tenía razón. Esta situación no debe volver a repetirse. Debemos aprender de la historia. Aprender lo que significa sentir empata, sentir compasión y caramba no coger la actuación de nuestros estudiantes como ataques a nosotros personalmente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s