CRISIS EN CAYEY

 

maestra

CRISIS EN CAYEY
Por Efraín Suárez Arce

El 7 de septiembre de 2015 el periódico Primera Hora publica un artículo de Rosita Marrero llamado “Crisis en escuela de Cayey: Estudiante le da una pela a su maestra”

http://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/nota/crisisenescueladecayeyestudianteledaunapelaasumaestra-1106856/

En la Escuela Superior Vocacional Benjamín Harrison en Cayey los estudiantes campean por sus respetos.

474425477.jpg

Se alega que la Profesora Norma Figueroa Ortiz, una maestra de “data entry”, de 68 años de edad fue agredida en diferentes partes de su cuerpo, lanzada al piso y golpeada por una de sus estudiantes.

La jovencita fue suspendida sumariamente a nivel administrativo y su caso fue referido a la división legal del Departamento de Educación. En tanto, enfrenta una vista judicial en el Tribunal de Menores por tratarse de una menor de 15 años.

En el programa “El Escándalo del Día”, la presidenta de Educamos, Eva Ayala denunció en que la dependencia incumple con la Ley 170 para crear el puesto de sicólogo escolar por lo que le adjudicó cierto grado de responsabilidad.
La maestra narró en el programa “En Caliente con la Jovet” detalles del incidente ocurrido con la menor.

screen-shot-2015-09-08-at-6

En entrevista con METROPR, la maestra alegó que su presunta agresora se quejaba de las “muchas asignaciones” que impartía en el salón de clases.
“Asignaciones que les doy para que ellos mismos acumulen puntos. Sigue molestando y le digo que se vaya. Que busque otro maestro que le de la clase, porque uno no es un billete de cien para caerle bien a todo el mundo. Me dijo ‘esta condená vieja’ y yo le dije que ‘la condená vieja era su madre’. Hay se enfureció y venía a darme. Dos estudiantes la aguantaron, luego siguió refunfuñando y me dijo que ‘esas palabras me las iba a tragar’”, dijo la educadora en entrevista con “Noticentro” (WAPA TV).

La sexagenaria desconoce con qué le dio la joven y manifestó que perdió la noción del tiempo al momento de la agresión.

Esta sostuvo, además, que la menor la agarró y la tumbó al piso, donde alegadamente la agredió. Dos maestras del plantel ayudaron a la maestra de 68 años a levantarse.

injustice1

Cuando una maestra en la escuela Cherry Street School en Bridgeton, New Jersey fue agredida por una niña de 12 años en mayo del 2014, La policía arresto al estudiante sometió cargos por agresión agravada.

Cuando en ese mismo mes la maestra sustituta (maestra retirada) Beverly Round en la escuela Nimitz en Houston, Texas fue llevada a un hospital luego de ser agredida por un estudiante de 15 años (mientras que otros estudiantes filmaban la agresión en sus teléfonos celulares), El Distrito Escolar de Aldine informo que el estudiante fue arrestado y acusado con el delito grave de agresión a una persona de edad avanzada.

Cuando en junio del 2014 un estudiante de 15 años de edad de la Escuela Superior Thomas R. Proctor en Utica, New York le propino varios puños en el rostro a su maestro, enviándolo para el hospital, el estudiante fue acusado de agresión en su modalidad grave.

En Puerto Rico, una maestra es agredida en su salón frente a todos y NADIE sabe si la agresora va a ser acusada por esta agresión. Es como si todos los adultos se pusieron de acuerdo para expresarse en la forma más ambigua posible.

Amber Lee Vélez-Burr, portavoz del Departamento de Justicia, dice que “Aún la investigación no se ha completado. Solo se ha entrevistado a una maestra… Está citada para el 10 (de septiembre) pero está sujeto a que termine la investigación, porque para el 8 de septiembre la Oficina del Procurador de Menores tiene que entrevistar a unas personas. Esa fecha está separada en el tribunal, pero no ha culminado la investigación. Con esa entrevista se determinará las faltas que aplicarían”.

(¿Qué posible explicación podrá dar la estudiante agresora para este incidente que la libere de ser enjuiciada? ¿Qué posible explicación podrá dar la estudiante para los arañazos y moretones que tiene la maestra?)
Mientras tanto el director de la escuela expone que “Hubo un pequeño percance entre estudiante y maestro. La maestra salió con unos golpes. Se está trabajando el proceso administrativo a través del Departamento de Educación, que llevan a cabo las investigaciones y ahora está en el proceso de Judicial.”

“(A la maestra) le subió la presión y decidimos llamar a Emergencias Médicas para que le diera tratamiento. La maestra está operada de corazón abierto y antes de verano se le hizo un trasplante de riñón; más es diabética”, dijo el director.

Ante la pregunta, “¿Cuál fue la situación que llevó a esto?”, el director dice, “El informe se está trabajando porque hay unos abogados… Hubo una pequeña discusión entre ambas partes. La joven tiene 15 y es la primera vez que tiene un incidente.”

(¿Cuántas veces hay que apalear un maestro para que este mal hecho?)
Cuando le preguntan si estos estudiantes dieron testimonio, él dice: “Hay algunos estudiantes que estuvieron con sus padres y estuvieron en ese proceso. Es un proceso duro, porque es la primera vez, en mis 11 años como director, que sucede esto.”

(Fijémonos que él no dice “en mis años en la escuela” sino “en mis años como director”. El proceso es “duro” porque requiere asumir posiciones. Como dijo una vez el Senador Eduardo Bhatia, “Para el esmellao todo hueso es duro de roer.”)

Aunque Torres logro hablar mucho y decir muy poco, la portavoz del Departamento de Educación, Cossette Donalds Brown, indicó a Primera Hora que la joven fue suspendida sumariamente.

“Lo que sucedió fue que esta estudiante de 15 años, que está en el salón y la profesora interviene con ella porque estaba hablando y le pide que se calle. La estudiante no obedece. Continúa hablando. Estudiante y profesora se enfrascan en una discusión cuando termina la clase. La estudiante empuja a la maestra y se le afecta la cabeza, la frente y el codo y el brazo izquierdo”.
Donalds explicó que el director tiene la facultad, de acuerdo al reglamento escolar, de tomar medidas disciplinarias desde suspensión de tres, cinco y hasta 15 días. Si es una falta mayor, como este caso, que es una agresión, puede suspenderla sumariamente y referirla a la división legal.

“Quiere decir que va a estar suspendida hasta tanto culmine la investigación legal. Habrá una vista administrativa a la cual la estudiante tiene derecho a asistir. Dependiendo del resultado, se le somete un informe al Secretario y es él quien determina cuál es la sanción que se le va imponer a la estudiante”, dijo.

Mientras tanto los miembros de la facultad de la escuela expresaron su preocupación por lo sucedido a su compañera, a la vez que levantaron bandera ante la falta de un guardia de seguridad.

Una dijo “me sentí bastante asombrada porque es la primera vez que sucede en la escuela. Me sentí muy dolida con la compañera, porque sé la clase de persona que es”.

Cuando le preguntan, “¿Qué pudo haber provocado esa situación?”, dice “Definitivamente, yo todavía estoy buscando una explicación. Pero sabemos que las circunstancias… quizás la familia, los hogares… todo está relacionado en la conducta que expresan en la escuela. Todo el ambiente que les rodea desde niños les afecta y nosotros tenemos que lidiar día a día con esas situaciones. Tenemos que ir buscando alternativas y buscar la manera de que eso no ocurra.”

(¿O sea que este patrón de conducta ha sido expresado anteriormente en la escuela?)

“Los maestros nos sentimos inseguros en esta escuela porque somos un anexo de la escuela principal. Yo trabajé hace 11 años aquí y teníamos guardia de seguridad. Cuando regresé ya no estaba ahí. Hemos tenido que sacar personas del plantel, deambulantes y personas con problemas de salud mental. Toda persona que entra a nuestra escuela nos afecta porque no sabemos quién es. Todo esto lo hemos discutido con el director”, acotó.
(STOP. ¿Los maestros han tenido que sacar “deambulantes y personas con problemas de salud mental” del plantel? ¿Y el director escolar tiene conocimiento de esto?)

Una maestra de inglés dijo que de haber habido un guardia de seguridad que interviniera, no hubiese tenido que intervenir una maestra. “A lo mejor esa otra maestra hubiera estado herida también”, apuntó.

Un profesor de ebanistería, comentó que “A lo mejor hay un estudiante que ha pasado una mala experiencia y pueden agredir a uno. Ahora con el derecho de los estudiantes, el maestro tiene que quedarse quieto, con las manos cruzadas a esperar que el Sistema tome acción. Sé que los estudiantes tienen derechos, pero creo que ahora tienen mucho libertinaje y a los maestros le han quitado la autoridad que antes tenían”.

Un profesor de hojalatería y pintura, quien vio a la maestra agredida, dijo que físicamente está marcada con arañazos y moretones. Destacó que es una mujer de 68 años, y que emocionalmente no se encuentra en el cien por ciento.
“Recientemente salió de una operación y fue paciente de cáncer”, dijo con referencia a que recibió un trasplante de riñón.

Una profesora de administración de empresas, coincidió con sus compañeros. “¿Cómo no me va a preocupar? Es la seguridad de todos, del profesorado aquí. Hay que ver cuáles son las gestiones que está haciendo la escuela y el Departamento de Educación para que esto no suceda en esta escuela y en ninguna escuela”.

Una profesora que prefirió no identificarse describió la situación como alarmante porque están a la merced de estudiantes que los acosan, les faltan el respeto y se burlan.

“Estamos llegando a un punto que hay estudiantes, menores, que todos los días nos insultan y son capaces de llevar la situación a otro extremo.
“¿Qué tipo de cosas hacen?”, pregunta Primera Hora.

“Palabras soeces. Bullying. Poner sobrenombres a los maestros, entre ellos y llamarlos así entre los grupos y los maestros no se enteran. Ellos, a veces, los dicen sin querer.”

Próxima pregunta: “¿Cómo se propicia la enseñanza en un ambiente así?”
(Esta pregunta había que hacérsela al Director Escolar, quien en sus 11 años como director aparentemente ha escuchado mucho pero nunca ha visto cosas así…)

“Es difícil. Nosotros tenemos que llevar el proceso a cabo con los estudiantes, con los padres, con la trabajadora social. Seguir escalando, de acuerdo al reglamento del Departamento (de Educación).”

Y aquí llegamos al núcleo del problema de la Escuela Superior Vocacional Benjamín Harrison en Cayey. Un Director Escolar PASIVO/AGRESIVO cuya primera reacción ante esta situación es DECONTECTARSE de la situación. Esto le permite hablar sin asumir una posición real.

¿Un “pequeño percance/pequeña discusión” donde “la maestra salió con unos golpes” y “luego, ese mismo día” le subió la presión, y “decidimos” llamar a Emergencias Médicas ya que la maestra “tiene varias condiciones de salud”? Pero, ¡la misma La portavoz del DE dice que “la estudiante empuja a la maestra y se le afecta la cabeza, la frente y el codo y el brazo izquierdo”!
Aparentemente él no ha logrado conectar la situación de salud de la maestra con la paliza que acababa de recibir, señalando que tiene “varias condiciones de salud”. Tampoco logro ver los arañazos y moretones que el maestro de hojalatería y pintura vio. Ante la pregunta “¿Y la maestra?”, dice “No, es una maestra bien competente y trabajadora dentro de su condición. Está en administración de empresas, relaciones humanas y administración de documentos. Son 18 estudiantes.”

¿Por qué este énfasis en las condiciones de salud de la maestra?
Como maestros pensantes, debemos observar de cerca esta situación.
Una maestra es agredida en su salón ante la mirada atónita de todos. El Director Escolar, quien debe “promover y mantener un clima institucional favorable al proceso educativo que ofrezca protección y seguridad a todos los miembros de la comunidad escolar”, en lugar de decir que ESTO ESA MAL y que ESTO NO SE VA A TOLERAR, comienza a usar juegos de palabras. Hablando de un “pequeño percance/pequeña discusión” donde “la maestra salió con unos golpes” (como si hubiese sufrido una caída) y que “luego, ese mismo día” (como si no tuviera nada que ver) le subió la presión, y “decidimos” llamar a Emergencias Médicas ya que la maestra “tiene varias condiciones de salud” y que “dentro de su condición” es “una maestra bien competente y trabajadora”. También dice que primera vez que la estudiante agresora tiene un incidente en la escuela.

En otras palabras, el director esta sutilmente asumiendo la posición de la agresora. Y estoy seguro que usaran las mismas expresiones de la maestra a WAPA-TV para exculpar a la estudiante.
OYE… eso de que “la maestra está operada de corazón abierto y antes de verano se le hizo un trasplante de riñón; más es diabética”… ¿Cuál es la relevancia de esa información? ¿No se supone que esa información este protegida por HIPAA?

En cuanto a lo de ESTO – Que escuche hoy (8 de septiembre del 2015) a las 7:30am en mi auto de camino a la escuela – Rubén Sánchez cuestionando y diciendo “eso está raro”…

(SEÑOR SANCHEZ, USTED LO VE RARO PORQUE NO ENTIENDES. ALGO TE HACE PENSAR QUE EL SER “PUNCHING PAG” DE LOS NENES NOS HACE MAS PROFESIONALES Y LES HACE UN BIEN.)

“…que se vaya (de mi salón). Que busque otro maestro que le de la clase, porque uno no es un billete de cien para caerle bien a todo el mundo. Me dijo ‘esta condená vieja’ y yo le dije que ‘la condená vieja era su madre’….

(Entonces la estudiante) me dijo que ‘esas palabras me las iba a tragar’”
Solo un maestro entiende que es lo que hace a otro maestro hablar así. En mi casa me ensenaron a permanecer en silencio y mostrar respeto a las personas mayores. También, la maestra viene de una época cuando el maestro tenia autoridad y esa autoridad no se cuestionaba. Por esto es que ella no ve nada de malo en contar esta historia en toda honestidad a un reportero. Si a la estudiante no le gusto algo que le dijo la maestra, ella tenía derecho a hablar con Trabajadora Social, Consejera Escolar y/o Director. Yo les digo a mis estudiantes que si alguien no le gusta una decisión mía y/o algo que dije ellos tienen derecho a llamarme aparto y/o apelar a Trabajadora Social y/o Consejera Escolar y/o Director… PERO en mi salón en mi periodo de clase mis decisiones no están sujetos a debate.

Para algunos, es necesario evitar a toda costa entrar en un “tu a tu” con un estudiante. Para estas personas es más importante modelarle una conducta “apropiada” que defenderse de una agresión verbal y/o física y mantener orden en el salón.

Supongo que yo como maestro demuestro mi superioridad moral debo dejarme agredir verbal y físicamente. EL MAGISTERIO ES UN REFUGIO PARA MASOQUISTAS Y ENFERMOS MENTALES.

La estudiante le falto el respeto y la maestra le contesto de igual forma. De nuevo, la maestra viene de una época cuando el maestro tenia autoridad y esa autoridad no se cuestionaba. Para ella de seguro es inconcebible que una estudiante le hable de esa forma.

(¿Qué posible explicación podrá dar la estudiante agresora para este incidente que la libere de ser enjuiciada? ¿Qué posible explicación podrá dar la estudiante para los arañazos y moretones que tiene la maestra?)

Advertisements

1 thought on “CRISIS EN CAYEY”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s