“A Otro Perro Con Ese Hueso” por Edwin L. Morales Laboy

 Andreas Achenbach 1900

“A Otro Perro Con Ese Hueso”
Publicado: martes, 1 de septiembre de 2015

Por Edwin L. Morales Laboy*

Especial en CLARIDAD

El proyecto de reforma educativa radicado en estos días por el Presidente del Senado Eduardo Bhatia no es otra cosa que el intento de culminar el proceso de privatización que se lleva gestando en el Departamento de Educación en los pasados 10 diez años. La propuesta del Senador en la que de golpe privatizaría mas del 15% de las escuelas para entregarlas a “entidades sin fines de lucro” y eliminaría importantes conquistas del magisterio y de las comunidades, sólo representa la alineación del marco jurídico colonial en materia de educación al proceso de federalización de las escuelas que se ha desarrollado bajo “No child left behind” y ahora mediante el llamado plan de flexibilidad.

Con su usual lenguaje demagógico, repleto de mentiras y medias verdades, Bhatia justifica y llama a establecer “un nuevo paradigma” en educación, que para los que conocen de esta retórica neoliberal, tiene de nuevo lo que un viequense tiene de japonés. Y es que no se puede perder de vista, que nuestro sistema educativo lleva bajo ataque durante varios años. En gran medida, por la implantación de la NCLB, ley que tuvo serios cuestionamientos en todos los EEUU, donde se utilizaba el concepto de rendimiento de cuentas, como parte de un movimiento privatizador y la utilización de las pruebas estandarizadas como la metodología fundamental para culpar la escuela pública y al maestro, de los supuestos problemas de aprovechamiento del estudiante.

El énfasis en la prueba es el elemento cardinal de esta reforma corporativa que pretende, como se desprende en el proyecto, implementar principios fabriles a un espacio que nada tiene que ver con ello. La prueba es incapaz de medir las distintas inteligencias de los estudiantes en el aula y toda la riqueza del proceso de enseñanza y aprendizaje pues no hay tal cosa como seres humanos estándares, ni una sola forma de demostrar que algo se aprendió. En oídos sordos han caído las críticas a estas pruebas y su carácter fraudulento y antipedagógico las cuales, tanto en Puerto Rico como en EEUU están diseñadas para que las escuelas fracasen y justificar, mediante el sistema de castigos y recompensas de la ley, la intervención de la empresa privada al campo de la educación. El ejemplo insigne de esta industria del fracaso son las 14 compañías actualmente investigadas por fraude y corrupción por el FBI.

El proyecto de privatización de Bhatia contempla, entre otras cosas, lo siguiente:

  1. Cerrar toda escuela que no tenga más de 400 estudiantes, esto implica el cierre de más de 600 escuelas en un periodo de 5 años.
  2. Entregar el presupuesto de la agencia, inicialmente al 15% de las escuelas con mayor rezago, a “entidades sin fines de lucro”, para después continuar con el resto de las escuelas que queden abiertas de no cumplir con los requisitos de las pruebas.
  3. Crear una junta de innovación educativa dirigida mayormente por empresarios y bajo total control del gobierno para otorgar contratos a esas entidades y tomar el control del ámbito administrativo y gerencial de las escuelas.
  4. Eliminar un mes de vacaciones extendiendo el tiempo lectivo en las escuelas tanto a estudiantes como a maestros.
  5. Despedir a miles de maestros del sistema público para que sean recontratados con estas “entidades sin fines de lucro” sin derecho a permanencias ni ningún otro tipo de derecho.
  6. Darles la potestad a los directores de escuelas para nombrar y despedir personal.
  7. Instaurar la fraudulenta prueba como el mecanismo por ley que define si hay aprovechamiento o no y lo que determina si una escuela se privatiza o no.

En este proyecto se contempla todo un proceso de ajuste neoliberal para instaurar la dictadura fabril en las escuelas con consecuencias desastrosas para la educación. La escuela “líder” a la que el Senador evita llamarle “charter”, por el impacto negativo que ya tiene esta modalidad en la sociedad puertorriqueña, tiene los mismos fundamentos que la primera, la única diferencia estriba en el nombre. Son escuelas administradas por entes privados, con y sin fines de lucro, donde se hace usufructo tanto de las facilidades como del presupuesto de la agencia, administrando personal con muy poco o ningún tipo de beneficio marginal.

Cabe señalar las deficiencias constitucionales de este proyecto, donde se establece un sistema dual que es contrario a lo establecido en nuestra carta de derechos. El discurso de descentralización que plantea el portavoz de la privatización en el Senado es una vil mentira, pues todo el proceso de reforma educativa se basa en un sistema centralizado, donde hay un marco curricular alineado y donde a través del proceso de evaluación y la prueba se elimina toda la autonomía docente, convirtiendo al maestro en un mero administrador de pruebas.

Adicional a esto, el componente del lucro es otra de las piedras angulares de esta reforma, donde la privatización se da por la vía de la expropiación del presupuesto gubernamental, mediante la administración de la escuela y la destrucción del estado de derecho laboral del magisterio para amasar ganancias.

Cuando a este proyecto se le suma la eliminación de días de vacaciones, días de enfermedad, eliminación del bono de navidad y otras reformas laborales que son parte de la receta del PPD para ponerle el País de rodillas ante los empresarios, no podemos responder livianamente a semejante atrocidad. Es momento del magisterio y del pueblo en general levantarse a defender una de las conquistas históricas más importantes de la clase obrera puertorriqueña. Ciertamente la educación de nuestro pueblo enfrenta una crisis, en primer lugar por una reforma educativa federal diseñada para crearla y beneficiar a la empresa privada y, por otro lado, por una crisis real producto de la debacle económica en la que el país lleva desde hace ya una década.

Nuestros(as) niños(as) y toda la comunidad escolar viven la crisis, que se manifiesta en el disloque familiar, la falta de empleo, la agudización de la pobreza, el saboteo constante del estado al proceso educativo, la falta de aumento salarial a los maestros, la destrucción de su sistema de retiro, las condiciones de hacinamiento en las escuelas, la falta de materiales, en fin, la lista es larga. No podemos exigirle a la escuela que resuelva los problemas del País. La educación no se puede transformar si no se transforma la sociedad que la condiciona. La escuela pública no fracasó, son cientos los ejemplos de cosas positivas que suceden en nuestras escuelas diariamente y que demuestran la grandeza de este patrimonio que tanta gloria le ha dado al País, a pesar del sabotaje abierto del gobierno.

Quienes fracasaron fueron los que hoy vestidos de cordero quieren que aceptemos felizmente su receta neoliberal. Endeudaron al País, llevaron a la bancarrota instituciones y corporaciones públicas por politiquería, han provocado la emigración de un importante sector de la población y todavía pretenden que les creamos. Los responsables de esta crisis, entre los que está el senador Bhatia y su claque de legisladores con su opulento part-time desde el Capitolio, no pueden ser quienes nos vengan a dar recetas ya trasnochadas.

Por ahí se avecinan ataques monumentales contra la clase obrera en general. Vendrán con el mismo cuento de mentiras, cavilados con su equipo de relacionistas públicos y articulados desde la posición que sus privilegios de clase les confieren. El ataque al sistema público del País es parte del ataque a los trabajadores que el llamado grupo de trabajo para la reconstrucción fiscal se propone a implementar mediante legislación, que eliminará importantes derechos a los trabajadores del sector público y privado. La lucha de clases está claramente definida y tendremos que prepararnos para enfrentarla desde la calle, por los medios que tengamos a nuestro alcance.

* El autor es Vicepresidente de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR).

Advertisements

1 thought on ““A Otro Perro Con Ese Hueso” por Edwin L. Morales Laboy”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s