Presunción de Culpabilidad: El Calvario de Maestros falsamente acusados

 

 

inquisition.jpg

Presunción de Culpabilidad: El Calvario de Maestros falsamente acusados

 

La Presunción de Inocencia es comúnmente considerada como el “hilo de oro” que atraviesa nuestro sistema de justicia penal. Esta presunción requiere que el sistema de justicia penal esté inclinado a favor de presumir que los sospechosos de delitos o los acusados ​​en juicios criminales no cometieron el delito de que son acusados. La responsabilidad recae firmemente sobre el Estado (o en los casos administrativos, la División Legal del DE) para probar la culpabilidad más allá de una duda razonable. Esto significa que maestros inocentes deben ser protegidos de ser acusados y condenados injustamente…

 

No podemos continuar apartando nuestra mirada. Debemos considerar la devastación que una falsa acusación puede causar. Vidas son destruidas, carreras son arruinadas y hay una estigma social permanente y traumas psicológicos que vienen con la etiqueta falsa (nombre) “abusador de niños” o “pedófilo”.

 

Todos debemos ver que hemos perdido de vista el principio de que un maestro, al igual que cualquier otra persona acusada de un delito, debe ser tratado según los principios reconocidos de justicia y debe ser visto como inocente hasta que se demuestre lo contrario. El objetivo siempre debe ser tratar las denuncias de manera rápida, efectiva y justa, para minimizar el costo y el impacto sobre los acusados.

 

Esta realidad exige una revisión urgente de las denuncias contra maestros, sobre todo cuando las denuncias son históricas, con miras a presentar reformas radicales que introduzcan normas de descubrir prueba que sean cónsonas con otras áreas de la justicia penal y que se ajusten a la letra y el espíritu de la presunción de inocencia.

 

Lo que distingue a los casos de maestros acusados es que la reacción del público no está determinada por un escepticismo racional y un debate inteligente, sino más por una presunción de culpabilidad, un pánico moral y, con demasiada frecuencia, una exagerada cobertura mediática que a veces camina al borde de la histeria.

 

Lo estamos viendo con el maestro de artes industriales de la escuela Sor Isolina Ferré de Ponce, José M. Laboy Echevarría, señalado públicamente por presunta agresión física y utilización de palabras soeces en el salón de clases.

 

Laboy fue citado a un tribunal luego de que la directora de la escuela Michelette Quiñones López recomendó a los padres de varios estudiantes someter una solicitud de Orden de Protección en contra del maestro. El juez no dio paso a las Órdenes de Protección por Acoso, ya que el caso se encuentra en el plano administrativo dentro del Departamento de Educación.

 

El Secretario Auxiliar de Recursos Humanos del Departamento de Educación explicó que los padres de dos niñas de 11 años, que cursan el sexto grado, acudieron al tribunal a buscar esa protección y que una de ellas “pudo validar que ocurrieron dos eventos separados” de acecho.

 

“Validación” es la acción y efecto de validar (convertir algo en válido, darle fuerza o firmeza). Lo que se hace realmente es una vista “Ex Parte” donde los padres y los estudiantes van al tribunal y presentan sus narrativos y alegaciones ante el tribunal sin que haya nadie quien los cuestione o tan siquiera interrumpa. Eso no es “validar”.

 

El Secretario Auxiliar de Recursos Humanos entonces afirma que otros dos estudiantes denunciaron acciones similares constitutivas de maltrato institucional y continúa: “Familia dijo que va a realizar una investigación y pidió autorización a los padres para entrevistar a los menores. Dependemos de que los papás firmen el documento”, señaló. Y ESA será la explicación cuando este caso se haga sal y agua.

 

Mientras tanto los estudiantes que acusan gozan de sus diez minutos de fama dando entrevistas en la emisora radial NOTIUNO 630.

 

Mientras tanto La Directora Escolar, Michelette Quiñones López, le indico al Periódico Primera Hora: que hay varias “quejas de padres por mala conducta (del maestro) con los nenes”… que hay una alegación hecha por un alumno de sexto grado hacen cuatro meses, de que el maestro lo agarró por la camisa y lo levantó en peso.

 

Ese caso – según Quiñones López – había sido referido a José Rodríguez, de la División Legal, a la Policía y al Departamento de la Familia. La trabajadora social de la escuela, Lillie Rodríguez Clavell, afirmó que la pesquisa de Rodríguez no había concluido. “Son las quejas de padres que vienen a decir que si le gritó. Siempre bregamos con él, le orientábamos, pero nunca había llegado a agredir a un estudiante. Una vez agrede… inmediatamente nosotros reaccionamos”, afirma Quiñones López

 

De momento el Secretario Auxiliar de Recursos Humanos contesta todo esto señalando que esa investigación nunca comenzó.

 

“O sea, ¿que la directora y la trabajadora social mintieron?” pregunta el reportero. 

“La información que yo pude validar es que hubo una llamada telefónica, se les pidió que pusieran la información por escrito y radicaran una querella, y eso no se hizo”, respondió Álamo.

Aquí vemos la palabra “validar” de nuevo.

 

En otras palabras, mientras los tres están de acuerdo en señalar, enjuiciar y lanzar lodo sobre la reputación del maestro públicamente sin que haya habido una investigación, el Secretario Auxiliar de Recursos Humanos acaba de señalar de embusteros a la Directora y a la Trabajadora Social.

 

Mientras tanto Chris Domenech, oficial de prensa del Departamento de la Familia, indicó que en la agencia se tiene constancia de dos referidos cuyo resultado fue “SIN FUNDAMENTO”, correspondientes a situaciones ocurridas cuando Laboy Echevarría trabajaba en una escuela de Juana Díaz. 

 

O sea, que las alegaciones previas que señala públicamente la Directora Escolar, Michelette Quiñones López ya fueron declaradas “SIN FUNDAMENTO”. En otras palabras, que eran embustes.

 

La metáfora de la “cacería de brujas” se ha usado con frecuencia en relación con la investigación de presuntos abusos de maestros. Muchos académicos y comentaristas coinciden con el uso de esta metáfora. La brujería era considerada un “CRIMEN EXCEPTUM”, un crimen excepcional que exigía que se eliminaran las salvaguardias probatorias normales y las reglas de procesamiento. La característica predominante de una caza de brujas es la tendencia a aceptar relatos estrambóticos y exagerados de unos acontecimientos y no evaluar los hechos.

 

El proceso mediante el cual se investigan denuncias contra maestros es muy similar. Esta disposición a creer, y el no evaluar y cuestionar las pruebas y el no emprender investigaciones inteligentes se hacen notables en nuestro país.

 

El 10 de julio del 2015 se radicaron cargos criminales en el Tribunal de Caguas contra la Profesora Dayana Morales Acosta de 30 años por supuestamente agredir físicamente y proferir palabras soeces a una estudiante en la escuela Margarita Rivera en Gurabo el 12 de enero del 2015. Después de ver su “mugshot” publicado y su reputación destruida, a esta maestra no se le encontró causa el día 4 de septiembre del 2015, en otras palabras el caso se cayó en la vista preliminar y salió inocente de los cargos imputados.

 

Cuando se hace un referido de maltrato institucional en una escuela contra un maestro la Unidad de Investigación de Querellas Administrativas del Departamento de Educación pone mucho empeño en contactar con el mayor número posible de estudiantes y ex estudiantes a quienes el maestro les ha dado clases para así acumular suficientes alegaciones para justificar la formulación de cargos administrativos.

 

La Unidad de Investigación de Querellas Administrativas del Departamento de Educación se enfoca en cosas como conducta “impropia”, maltrato institucional, “incompetencia en el desempeño de funciones”, ausentismo crónico. Ellos son, sin lugar a duda, los “Dominis Canis” del Departamento de Educación. Por eso ellos solo dan consultas a padres y a personal de supervisión. Todos esto ingredientes son procurados para crear el biscocho perfecto.

 

La negación del acusado es vista generalmente como una confirmación de culpabilidad y sólo sirve para justificar la decisión original de acumular alegaciones para justificar la formulación de cargos administrativos. Esto hace imposible que los que son realmente inocentes convenzan a los que investigan que no son culpables.

 

Inevitablemente, cuando se investigan alegaciones de maltrato por parte de un maestro inevitablemente surge la pregunta de si la alegación es aislada o si es parte de un problema más amplio. Aquí surgen la recolección de chismes como vimos con la Directora Escolar, Michelette Quiñones López, quien lanzo a los cuatro vientos unos referidos hechos contra un maestros hacen dos años atrás. Pero se le olvidó mencionar que ambos casos fueron declarados sin fundamento.”

 

LA PESCA DE ARRASTRE.

El término pesca de arrastre deriva de la industria pesquera, donde una red de arrastre recoge pescado indiscriminadamente del fondo del océano.

 

El termino “pesca de arrastre” puede ser usado como un término que describe la acción de la Unidad de Investigación de Querellas Administrativas del Departamento de Educación para identificar y luego invitar a estudiantes y ex estudiantes de un maestro para hacer declaraciones contra este.

 

La ética de esta práctica es altamente cuestionable, especialmente cuando vemos que el que provee estos nombres a menudo es precisamente el estudiante que ha presentado las alegaciones iniciales contra el maestro. El problema principal de la pesca de arrastre tal como se realiza actualmente es que no es regulado ni supervisado y está casi hecho a medida para generar alegaciones falsas.

 

Normalmente todo comienza con una queja espontánea de un estudiante y luego se investigan los hechos para determinar si en efecto se ha cometido un crimen. En los casos de supuesto maltrato institucional, la Unidad de Investigación de Querellas Administrativas del Departamento de Educación comienza con la presunción de que se ha producido un delito y luego se buscan “víctimas” dispuestas a proporcionar información para justificar su presunción de culpabilidad del acusado.

 

HORA DE ACTUAR

Mucho debe hacerse para limitar el impacto de falsas acusaciones en la vida personal y profesional de nuestros maestros y para mejorar la práctica de la investigación, los procedimientos del Departamento de Educación y la ley 246.

1.       Debemos reconocer la vulnerabilidad de nuestros maestros y de todos aquellos que trabajan directamente con niños y jóvenes, a falsas acusaciones.

 

2.       Debemos reconocer que las falsas acusaciones causan inmenso sufrimiento a las personas, a sus familias y colegas, y nos desacreditan a todos.

 

3.       Reconocer que las acusaciones falsas tienen consecuencias de amenaza de carrera tan graves como las que ocurren cuando se hace una verdadera acusación.

 

4.       Debemos orientar a la Unidad de Maltrato Institucional del Departamento de la Familia sobre la necesidad de soluciones justas para maestros acusados de maltrato institucional cuando no existen pruebas suficientes para establecer que el alegado maltrato no ocurrió.

 

 

Cada maestro trabaja en una posición sumamente vulnerable y propicia para ser víctima de violencia verbal, física y psicológica a través de querellas infundadas.

https://suarezepr68.wordpress.com/2017/02/26/fifty-shades-of-teacher-la-oscuridad-del-panico-moral-y-la-caceria-de-maestros/

SIGNIFICADOS & SIGNIFICANTES

hypocrite-behaviors

 

SIGNIFICADOS & SIGNIFICANTES

Por Efrain Suarez Arce

 cowardly

“COLOQUE LO QUE USTED GUSTE EN SU LIBRO Y QUE TENGAS MUCHO ÉXITO…”

Prof. Robert Lugo Rodríguez

twofaced

El miércoles 9 de diciembre del 2015 a las 7:30pm conoci a Roberto Lugo Rodríguez (https://www.facebook.com/profesorlugo). tomábamos la clase de Evaluación Educativa (EDUC 620) en Caribbean University, Recinto de Bayamón. No nos conocíamos, pero él se me acerco durante un periodo de descanso y me pregunto dónde yo había dado clases.

 bademployee

Al decir “Salvador Brau Intermedia en Carolina” el me reconoció. El me indico que trabajaba en la misma escuela que yo trabajaba y que otros maestros y estudiantes le habían hablado de mí. Tuvimos un largo rato conversando sobre los diferentes comentarios circulados en la escuela sobre mi persona por estudiantes y maestros.

 

Yo tenía mucha curiosidad de escuchar cuan detalladas pudieron haber sido esas descripciones, que le permitieron reconocerme, pero no tuvimos tiempo de conversar ese día.

 

Yo le envié a su buzón de correo electrónico un borrador de un capitulo (sobre mis experiencias en la Salvador Brau) para un libro que estoy escribiendo sobre mis experiencias como maestro. No contesto mi carta y luego al encontrarlo de nuevo solo pudimos hablar de lo ocupado que estaba con sus dos empleos y de que no tenías tiempo para nada.

 

No habíamos tenido oportunidad de conversar desde entonces. El 7 de mayo de 2016 le envié una carta a su buzón de correo electrónico y a su teléfono celular y a su perfil Facebook. Nunca recibí respuesta.

 

Finalmente el 3 de enero del 2017 – siete meses y varios mensajes después – le escribí a través de WhatsApp

 

A las 2:05pm yo escribí: “Lo que no logro entender es por qué tanta renuencia a hablarme. Yo te note muy dispuesto a hablar cuando usted se me acerco…. ¿Qué le habrá dicho (la directora de la escuela)?”

 main-qimg-1a8fb73e9ac7ef931303632e6e03267d-c

“A las 2:09 Lugo me envió un mensaje de voz diciendo que: “Usted no se preocupe, que no es que no deseo hablar, simplemente no es pertinente para mi hablar al respecto, eso es todo.”

 

A las 2:17pm – sorprendido por esta actitud después de siete meses evitando contestar – conteste: “‘Pertinente’… En otras palabras no es ‘conveniente’… Y no, no me preocupo, compañero. Ya tengo tu respuesta para mi libro…”

 

Hasta el sol de hoy no entiendo por qué yo habría de preocuparme, cuando es el que llevaba siete meses escondiéndose…

 

Entonces Lugo me envió un mensaje de voz: “Coloque lo que usted guste en su libro y que tengas mucho éxito, pero realmente… no voy a estar hablando de temas que realmente no me corresponden y que… para mí no tienen significado ni significante… muchas bendiciones y felicidades para este nuevo año.”

 

Pero según recuerdo fue el quien se me acerco a mí sin conocerme para preguntarme dónde yo había dado clases. Fue usted quien me indico que trabajaba allí y que otros maestros y estudiantes le habían hablado de mí. Y también fue el quien me hablo sobre los diferentes comentarios circulados en la escuela sobre mi persona por estudiantes y maestros. El tema parecía tener mucho “significado y significante” para el en ese momento. El Señor Lugo no tuvo ningún problema en acercarse e mi sin conocerme y sorprenderme con estos temas que ahora él dice que “no le corresponden”.

 

Debo admitir que yo me quede boquiabierto con esta malacrianza pasivo-agresiva con palabras sacadas de la semiótica. Al él se le olvido se éramos compañeros de clase de maestría. Pero honestamente pensé que como el trajo el tema a mí, él tenía interés en hablar sobre ese tema. Supongo que nunca averiguare por qué esta persona se me acerco a mí sin conocerme para hablarme de unos temas para luego decir que esos mismos temas “no le corresponden” y que ahora “no tienen significado ni significante.”

 

Cuando una persona no quiere hablar de un tema, es mejor dejarlo tranquilo. Esto es especialmente cierto entre maestros, quienes por numerosas razones fluctúan entre la ambivalencia y la pasivo-agresividad. Las actitudes pretenciosas y de arrogancia intelectual no son más que una pose de cara al temor de ser vinculados a los problemas de otros maestros y que esto les crea problemas en su empleo.

 

Otra posibilidad – según me sugiere otro maestro – es que el Señor Lugo simplemente sea lo que se llama un “maestro satélite”… en otras palabras simplemente buscaba sacarme información y al ver que era yo quien le iba a plantear preguntas, emprendió rápidamente la huida…

 

Al sentirse acorralado entonces surge esta malacrianza pasiva-agresiva por WhatsApp. Lo risible es que conociendo yo, conociendo la escuela donde él trabaja como la conozco, sé que sus actitudes pretenciosas y de arrogancia intelectual no tienen un punto de contacto con la realidad.

 

Regresando a la definición de SIGNIFICADO Y SIGNIFICANTE

El significado y el significante son parte de la estructura del signo.

a)    Significante: Es la forma material que toma el signo, no siempre es lingüístico, puede ser una imagen.

b)    Significado: Es la imagen mental (el concepto que este representa), que varía según la cultura.

 

Estos dos conceptos pueden confundirnos, pero si los aplicamos a un ejercicio podremos facilitar su comprensión.

 

Significante: La Señora X no ha tomado el examen PCMAS

Significado: La Señora X no tiene licencia de maestro

 

Significante: A la Señora X la apodan “La Directora Asociada”

Significado: La Señora X es un alcahuete del Director Escolar.

 

Significante: La Señora X no tiene licencia de maestra

Significado: La Señor X no es maestra

 

hypocrite

2016: EL LÍO DE LOS PASTORES

EL MARTILLO DE SUAREZ

3369_1087988017879974_4832403541697754617_n

2016: EL LÍO DE LOS PASTORES

por Alexis Morales Cales

Ya sabemos que se esperan noticias que sacudirán la Iglesia Católica de la isla. No hay detalles oficiales, y no voy a hablar de lo que se comenta porque se corre el riesgo de cometer difamación y difundir información errónea, Por otro lado, la Iglesia Catolica no es la única que será estremecida, Ya se están sintiendo las vibraciones de un terremoto en iglesias protestantes. Voy a hablar de lo que sé, y evitaré entrar en conjeturas ni opiniones personales. Lo que voy a decir afectará los aspectos religiosos, políticos, económicos y hasta la educación en el país.

Entenderemos mejor el cisma y el sismo del 2016 en las iglesias al comparar la estructura organizativa de las iglesias. La Iglesia Católica Romana es una de tipo monolítico, enteriza. Desde el Vaticano se administran todos los templos católicos del mundo, a…

View original post 1,354 more words

26 THINGS YOU DO AS AN ADULT WHEN YOU’VE EXPERIENCED CHILDHOOD EMOTIONAL ABUSE

EL MARTILLO DE SUAREZ

17274530_10155003486487488_567327308_n

26 THINGS YOU DO AS AN ADULT WHEN YOU’VE EXPERIENCED CHILDHOOD EMOTIONAL ABUSE
When growing up, the raising that we receive has much to do with our coping skills as an adult. And I have noticed that I, and other victims of emotional abuse, have certain behaviors that separate us from the rest. If you, or someone you know was a victim of abuse, then you may want to read through these. Just being able to understand where another person is coming from, or understanding yourself better, can make all the difference.

1. Asking Questions Even When You Know the Answer
If you have ever been berated, you may doubt yourself, even when you know you are right. Due to this, you may find that you ask a million questions.

2. Constantly Saying “Sorry”
Children of abuse may feel as though they were never able to do anything right. In…

View original post 715 more words

Minimalism, Success, and the Curious Writing Habit of George R.R. Martin

 

 

Minimalism, Success, and the Curious Writing Habit of George R.R. Martin
By James Clear    |    Creativity, Deliberate Practice, Habits, Minimalism

http://jamesclear.com/george-rr-martin
In 1971, a young writer graduated with his Masters degree in Journalism from Northwestern University. He spent the first 13 years of his career writing professionally and made a living from it, but without major success. In 1983, he released his fourth book, The Armageddon Rag.
Nobody read it—the book was a total flop. In the author’s own words, “It essentially destroyed my career as a novelist at the time.”
But he was determined and so he found ways to keep writing. He landed a job writing a television script for CBS. Soon after, the show was cancelled. He managed to work his way onto another TV series, this time on ABC, but it was cancelled again. In 1991, after nearly a decade of bouncing around, he decided to start writing fiction again.
Two million words later, George R.R. Martin was famous.
Martin is the best-selling author of the fantasy series A Song of Ice and Fire. The first book in the series, A Game of Thrones, has also been turned into a blockbuster television series on HBO. (The first season of the show was nominated for 13 Emmy awards.)  The epic 7-part series that hasn’t even been finished (Martin is currently working on the sixth book), but it has already sold more than 25 million copies.

What is most surprising isn’t how good the books are, but how, exactly, Martin writes his best-selling works…

GOT-books
The Power of WordStar
In total, Martin has written almost 2 million words for the series thus far…
Book 1: A Game of Thrones – 298,000 words
Book 2: A Clash of Kings – 326,000 words
Book 3: A Storm of Swords – 424,000 words
Book 4: A Feast for Crows – 300,000 words
Book 5: A Dance with Dragons – 422,000 words
That is a total of 1,770,000 words—an incredible effort. And what does Martin use to churn out such an amazing quantity of work?
He writes the novels with a program that most people have never even heard of: WordStar 4.0. To give you an idea of just how ancient this program is, here’s a picture of the typical WordStar screen…

wordstar

Martin says, “I still do all my writing on an old DOS machine running WordStar 4.0, the Duesenberg of word processing software (very old, but unsurpassed).”
He goes on, “I am not on Facebook. I am not on Twitter. I will not be on the next new thing to come along, the one that makes Facebook and Twitter as obsolete as GEnie and CompuServe and The Source, those halcyon communities of yore.”
……
One of the greatest lessons I’ve learned from weightlifting is that there are 3 simple things that you need for success.
Focus: You can’t be good at everything and it’s hard to be great at more than one thing, so pick the one thing you’re going to become great at and focus on it.
Consistency: Focus is useless if you’re only focused every now and then. It’s showing up time after time that makes the difference.
Patience: If you’re focused and consistent, then let time work for you. Results will come when they come. Focus on the system, not the goal.
George R.R. Martin’s creative process employs all three of these methods.
Focus. He writes on a computer without the internet, without social media, without apps or distractions or graphics. But his computer can do one very important thing: type words. And typing words is his craft. That’s what he needs to create. He is 100 percent focused on doing the work that matters and he has completely eliminated anything that impedes that goal.
Consistency. Martin was a working writer for twenty years before he sat down to write A Game of Thrones. He worked on shows that were cancelled and found himself without a job. He wrote early books that flopped commercially. And I’m willing to bet that if A Song of Ice and Fire was a total dud, then he would have found another way to keep writing. He’s not just focused on writing when it’s easy. He’s focused on writing, plain and simple.
Patience. I’m sure Martin wanted to achieve glorious success and commercial fame just as quickly as we all do. I’m sure he would have liked his first book to sell 25 million copies. I’m sure he didn’t want to put in 20 years of work to find commercial success. The difference is that he didn’t let the urge for overnight success derail his commitment to daily work. The greatest display of patience is a continued commitment to the process when you’re not being rewarded for it yet.
The Minimum You Need to Succeed
George “WordStar” Martin is selling more books than nearly anyone on the planet and his computer can’t even send an email. Think about that for a moment.
So often we think that we need more to be successful. More outside funding for our startup. More software programs or productivity tools to handle our to-do list. More business contacts, a bigger network. More clothes or cars or credit cards.
But maybe what we really need is less. Maybe what we really need are fewer distractions and more focus. Maybe what we really need are a few carefully chosen constraints that narrow our energy onto what really matters rather than compiling a bunch of resources that pull us away from what we actually need to do.
It’s very possible that eliminating distractions, not accumulating resources, is the best way to maximize your potential. Constraints drive creativity. What is the minimum you need to succeed?
house-a-song-of-ice-and-fire-29965891-1920-1080.jpg

 

THE TROUBLE WITH MY BRAIN: EL DR. JAVIER AVILA REGRESA A PUERTO RICO

17192607_10154551048503666_9012675964889828534_o.jpg

THE TROUBLE WITH MY BRAIN: EL DR. JAVIER AVILA REGRESA A PUERTO RICO

El Jueves, 7 de septiembre del 2017, El Dr. Javier Ávila regresa a Puerto Rico a para presentar su aclamado monólogo, “The Trouble with My Name” (El problema con mi nombre), en el Anfiteatro Argentina Hills de la Universidad del Turabo. La presentación será en español.

14543805_10154080683043666_3290702182286586406_o.jpg

Pero hay algo que definitivamente NO formara parte de su monologo..

 

 

“The Trouble with My Name” le brindara al público un retrato de la experiencia de los latinos en los Estados Unidos, según Avila. Con un estilo que mezcla educación, poesía y comedia, el doctor Ávila narra sus vivencias y analiza los retos que confrontan los puertorriqueños en un país dividido y muchas veces peligroso para las minorías.

Javier Ávila es novelista y poeta, ha recibido el Premio de Poesía del Instituto de Cultura Puertorriqueña por El papel del difunto, el Premio Nacional de Poesía otorgado por el PEN Club por La simetría del tiempo, y el Premio Olga Nolla de Poesía por Vidrios ocultos en la alfombra, entre otros galardones. Su obra incluye la aclamada novela “Different” cuyo éxito trascendió al cine con la película Miente. Entre sus otros títulos se cuentan la novela de suspenso “The Professor in Ruins” y el laureado poemario “Criatura del Olvido.”

El Dr. Javier Ávila actualmente enseña Ingles Básico en el Northampton Community College y hace “Stand Up Comedy” pero erase una vez era profesor en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras.

16195164_359994974387825_930459177205741081_n

 

Esto NO formara parte de su monologo…

14234684910_d5d4b3bf55_o

LA RENUNCIA

Tomado de La Revista, Periódico El Nuevo Día, Domingo 7 de enero de 2007.

Por Javier Ávila

“Distinguidos colegas, alumnos, amigos: renuncio porque no deja de agobiarme llegar a un lugar tan inmundo y despreciable. Porque por nueve años estuve respirando aire carcinogénico en la minúscula oficina que tuve y en los ridículos e insalubres salones y estoy enfermo y a muy poca gente le importó que no pudiera respirar bien durante mis últimos cuatro años de servicio.

 

Porque la cirugía plástica que le harán al edificio enfermo en el cual trabajé no resolverá el problema fundamental de salud que seguirá enfermando al personal y al estudiantado de la institución.

 

Porque la directora del departamento es tan mediocre como el peor empleado de gobierno y antes de llegar a ese puesto disfrutó de un horario privilegiado en el que daba clases dos días en semana y usualmente faltaba uno de esos dos días y le pagaban su sueldo completo.

 

Porque la misma directora aún no conoce las reglas de gramática y me pedía que escribiera sus cartas y detestaba mi éxito literario aunque lo utilizaba para darse crédito y darle crédito al departamento.

 

Porque su dirección es una broma y la mitad de su departamento es una broma y la educación en Puerto Rico, todos ya lo sabemos, es una broma, y al menos quince de mis colegas no dominan la materia ni el idioma y sin embargo ahí están robándose el dinero de la universidad.

 

Porque a muchos de esos colegas les importa un bledo la educación, pero allí estarán por los próximos diez, quince, veinte años. Porque la gente que sí trabaja y que sí es buena tiene que trabajar el doble y por eso siempre son ellos quienes están en todos los comités, en todas las actividades, en todas las reuniones, mientras la basura del departamento se da el lujo de faltar a las reuniones, no colaborar en proyectos de envergadura, no realizar ningún cambio significativo en el currículo y no dar un buen ejemplo para los profesores nuevos.

 

Porque preferiría limpiar excremento animal en un zoológico antes de tener que olerle el fétido aliento al frustrado colega machista a quien le denegaron una sabática en dos ocasiones (y me odia porque a mí sí me la dieron la única vez que la solicité) y se pasa masturbándose mentalmente por las colegas nuevas del departamento mientras no hace nada con su patética carrera y no es ningún ángel aunque su protectora, la archienemiga del intelecto, diga lo contrario.

 

Porque convertirme en una persona así sería mi peor destino.

 

Porque, como dijo una colega muy querida, hay ciertas cualidades que se detestan en la academia -juventud, talento, belleza y felicidad- y tener al menos tres de estas cualidades significa que sufrirás la venganza de muchos que querrán que sucumbas a su nivel de vejez, incompetencia, fealdad y miseria.

 

Porque en pocos años lo logran, como los jueyes boricuas que halan a cualquier juey que trate de salir de su hacinada y miserable paila.

 

Porque los profesores nuevos no cobran hasta su tercer mes de trabajo, aunque el dinero esté disponible. Porque los líderes universitarios no buscan la manera de resolver este problema. Porque la administración no hace nada para cambiar esta terrible tradición. Porque el presidente de la universidad no tiene nada que decir al respecto.

 

Porque cada pupitre de cada salón es un tributo a la espantosa cultura del grafiti de la violencia contra la mujer. Porque los pintores de dichas obras son estudiantes que reciben una ayuda económica totalmente innecesaria y no saben valorar lo que es una educación universitaria y no deberían estar en la universidad y sin embargo están ahí y serán los “profesionales” del mañana.

 

Porque la apatía es lo más horrible que puede habitar en las aulas de la universidad, y es lo más común.

 

Porque durante una de las ridículas protestas estudiantiles (no recuerdo por qué, pero la esencia de sus argumentos es igualmente trivial) a mi colega canadiense la sacaron de su salón de clases, le gritaron y le dijeron “Gringa, go back to the U.S.!” aunque técnicamente ella no es ninguna gringa, ha vivido en Puerto Rico más años que los imberbes nacionalistas que exigieron su “retorno” a los Estados Unidos, y de todos modos es obvio que los “gringos” que vienen a dar clases a Puerto Rico no vienen con la idea de colonizar el país.

 

Porque es difícil enseñar el concepto de empatía cuando este tipo de confrontación ocurre cada semestre.

 

Porque los vándalos universitarios deberían ser arrestados y no les hacen nada.

 

Porque todos los guardias deberían renunciar ya que están ahí de pura decoración.

 

Porque me avergonzaba estar a cargo de evaluar a los profesores nuevos cuando sabía que muchos de ellos eran infinitamente superiores a profesores con permanencia. Porque no entiendo cómo se le da permanencia a una persona que no sabe conjugar verbos, leer críticamente o deletrear palabras tan básicas como iletrada, retrógrada, obtusa y deshonesta.

 

Porque en este trabajo uno descubre que la esperanza es lo que se tiene cuando uno es inmune a la inutilidad de su profesión, y no quiero perder la poca esperanza que me queda.

 

Porque muchas veces pude ver en las caras derrotadas de mis colegas, absoluta misantropía.

 

Porque hay colegas que aún piensan que es un privilegio trabajar para la universidad mientras la universidad los sodomiza sin ningún tipo de lubricación.

 

Porque tengo suficiente dignidad para reconocer lo que es el abuso.

 

Porque no vale la pena morir de un ataque al corazón por este mundo tan pequeño e ingrato.

 

Porque no quiero ser parte de este absurdo ciclo de impotencia. Porque si pierdo mi tiempo, quiero perderlo a mi manera. Porque este trabajo es lo peor que le podría ocurrir a un educador, a un intelectual, a un humanista, a un escritor y, sobre todo, a un poeta.”

da86305322a320fe29826e5b24d5fcda-copy

Edwin Vázquez de Jesús, Ph.D de UPR-Cayey respondió en

http://edwinvazquez.blogspot.com

“El Dr. Ávila está cansado, agobiado, harto y aborrecido de lo que percibe como, esencialmente, una escoria: la Universidad de Puerto Rico. Frustrado como está ha levantado rayos estridentes, y los ha lanzado como un furioso Zeus desde el Olimpo con su actitud arrogante de “I’m better than thou'”… Donde se equivoca de plano es en su juicio generalizado. Donde se equivoca es en la poca fe, o ninguna, en nuestro sistema educativo. Donde se equivoca es en partir de sus propias frustraciones para prejuzgar a todos por igual. Y donde más se equivoca es en presumir que los que hemos compartido algunos de sus sentimientos terminaremos rindiéndonos como él…”

Universidad-Puerto-Rico-Recinto-Rio-Piedras3_Carrusel

http://www.cienciacierta.org

13 de octubre de 2007

A CIENCIA CIERTA: UN LLORÓN LLAMADO JAVIER ÁVILA

(Edwin Vázquez de Jesús, Ph.D)

Lo peor que hice fue pasar por el excelente blog de Eugenio. Me sacó de mi homeostasis sabatina al hacer referencia a Javier Ávila, el ex profesor de la UPR que se marchó del país con una diarrea vomitiva que embarró las páginas de El Nuevo Día. Allí escribió un artículo donde renunciaba al sistema de educación superior de Puerto Rico. El artículo de referencia ha sido debidamente ubicado en un servidor de la Universidad de Puerto Rico en Cayey. Puede accederlo oprimiendo AQUÍ. Puede leer mi reacción original a su artículo oprimiendo ACÁ.

 

Sucede que el Dr. Ávila sigue sangrando por la herida anal que le dejaron los abusos dizque cometidos contra él por el sistema universitario de la UPR y en un nuevo artículo en el mismo periódico ataca a los profesores universitarios. Nuevamente. En una compilación de términos a los que les otorga un significado nuevo define al whisky de la siguiente forma:

 

whisky 1. Sustancia medicinal que combate el 50% de los problemas existenciales y que se puede conseguir en las oficinas de 50% de profesores universitarios. Se escribe también “güisqui”.

 

Dudo mucho de la estadística que ofrece Ávila. Los últimos números sobre el consumo de bebidas alcohólicas en Puerto Rico demuestran que los licores han bajado significativamente y que el único renglón que ha tenido un aumento es el vino. Esa es una buena noticia porque éste, especialmente si es tinto, prolonga la vida, nos mantiene en peso, previene los ataques cardiacos y evita la imbecilidad. Yo lo consumo pero en los restaurantes y en mi casa cuando hay noches estrelladas y me da con escuchar a Carmen Delia Dipiní, que es a menudo.

Esto me lleva preguntarme qué bebe Ávila. Vino no es, that’s for sure. Sería interesante visitarlo al Northampton Community College y pedirle que nos abra las gavetas de su escritorio. No me extrañaría que encontremos una botella del querido Dr. J. Daniels.

 

En otra definición se mofa de los pobres del país…

 

Fertilidad 1. Condición incurable que aflige mayormente a personas de bajos recursos.

 

…y en otra comete el error de llamar dóciles a los puertorriqueños.

 

Docilidad 1. Mansedumbre innata que causa obediencia ciega y silencio ante los asuntos políticos, religiosos, sociales e intelectuales del país. 2. Cualidad de animal sumiso y fácil de engañar. 3. Puertorriqueñidad.

El hombre no sabe de historia. Los que nos hemos auto educado sobre la historia nacional, porque en ningún lugar nos la enseñan, sabemos que la historia de Puerto Rico está choreta de actos de reafirmación patriótica que le han costado la vida a muchos puertorriqueños. Y que está choreta de puertorriqueños y puertorriqueñas que se quedaron aquí a luchar en lugar de estar lloriqueando porque les tumbaron la pajita del hombro y que se largaron de los países como cobardes, incapaces de dar la batalla donde cuenta, desde adentro.

 

Dicho esto, le propongo a Ávila una nueva definición alterna para su diccionario:

 

Imbécil 1. Dícese del que escribe para sacarse un clavo espetado muy dentro del alma y en el proceso agrede a todos por igual. 2. Profesor desencantado que no sabe cuándo parar el “whining”. 3. Puertorriqueño acomplejado. 4. Profesor que NUNCA, por más que quiera, volverá a enseñar en la UPR. 5. Exiliado sin patria.

 

Le he enviado esta definición a Ávila su dirección: doctoravila@gmail.com. Me gusta su dirección porque así no se nos olvida que tiene un doctorado.

 

Edwin Vázquez, Ph.D.

 

P.D. Una pena que esté tan ocupado esta semana porque quiero traducir el artículo de renuncia de Ávila para enviárselo a sus colegas en Northampton. Pero pronto lo hago. Para que se cuiden por allá. Ay, que sane sus heridas y no trate de buscar compañía para su miseria denigrando y marginando a los demás. Supongo que debe ser una persona con mucho conocimiento, ojala lo pusiera a mejor servicio que su autocompasión, Edwin ten compasión con el, que no te de coraje

 

https://www.javieravila.net http://ncccommuter.org/professor-speaks-through-poetry/ http://www.wfmz.com/espanol/noticias/javier-vila-profesor-de-pensilvania-2015/20265080 https://www.pressreader.com/puerto-rico/el-nuevo-d%C3%ADa/20151119/282179354985501 http://desahogoboricua.blogspot.com/2007/10/el-diccionario-de-javier-vila.html http://prensadisidentepr.blogspot.com/2007/01/que-nos-pasa-pr-por-javier-avila.html https://delmangle.blogspot.com/2007/01/la-valenta-de-una-voz.html

 

by the way…

 

Asesinato 1. Acontecimiento que se repite veinte veces en semana con el fin de celebrar nuestra cultura. 2. Lo que le ocurre al idioma cuando algún legislador abre la boca.

 

Ignorancia 1. Destreza o estado que se adquiere tras nacer y/o haber vivido varios años en el país más feliz del mundo. 2. Condición obligatoria para sobrevivir en el país más feliz del mundo.

 

Planificación 1. Término arcano que pudo haber beneficiado a los residentes de la Isla antes de la ultrajante y avariciosa construcción de la mayoría de las zonas urbanas. 2. Concepto sociológico que, de ser adoptado, hubiera destruido la felicidad, los valores y la certidumbre de los desarrolladores del país.

 

Historia 1. Ciencia que estudia el arte de la imitación de errores previos. 2. Entidad invisible e inconsecuente durante la época de elecciones. 3. Fábula trivial.

ACUSACIONES FALSAS Y MALICIOSAS CONTRA MAESTROS

despair-head-in-hands-370x229.jpg

ACUSACIONES FALSAS Y MALICIOSAS CONTRA MAESTROS
Efrain Suarez Arce
 
 
“Hay una cultura hoy día donde los estudiantes saben cómo deshacerse de un maestro, saben cómo lograr su remoción.”
Lcdo. Greg Lawler – Colorado Education Association
 
Hemos visto en nuestro país un aumento alarmante en el número de acusaciones maliciosas y falsas que se hacen contra maestros. Esta nueva tendencia ha infectado el ambiente escolar y dejado a todos temerosos de afirmar su autoridad y disciplinar a los estudiantes.
 
 
Todo maestro trabaja en una posición sumamente vulnerable y propicia para ser víctima de violencia verbal, física y psicológica a través de querellas infundadas.
 
 
Y por supuesto, esto ha creado una cultura de terror donde todos los adultos, temiendo ser objetos de algún señalamiento que supuestamente ponga en peligro su empleo – porque la ley obliga a todo adulto a señalar a otro adulto a petición de un niño a pesar de que el adulto sepa que lo que diga el niño es falso. – dejen a un lado el pensamiento crítico, la consciencia moral, el sentido común y la ética para adoptar un nuevo paradigma…
 
 
“ANTE LA DUDA, CLAVALE EL PUNAL AL MAESTRO”
 
 
Porque todos sabemos que un grupo de tiradores de drogas y sicarios pueden trabajar juntos y ayudarse, pero un grupo de maestros NO…
 
 
Muchos de nuestros estudiantes muestran poca tolerancia, manifiestan actitudes desafiantes, se les cuadran a los maestros y retan a las autoridades escolares. También vemos grupos de estudiantes que se ponen de acuerdo para crear disturbios en el salón para detener la clase.
Este problema es agravado cuando el/la estudiante es agresivo, maleducado, malcriado e irrespetuoso con un maestro y ve una y otra vez que sus actos de indisciplina no tienen consecuencias. Esto tiene el efecto de empeorar la situación.
 
 
También vemos a menudo vemos padres que llegan a la escuela a hablar mal de un maestro porque sus hijos no sacan buena nota, haciendo eco de políticas públicas tanto estatales como federales que dicen que cuando el nene saca malas notas, es culpa del maestro.
 
 
No solo vemos una atmósfera en la que los maestros temen reprender o disciplinar a sus estudiantes, sino que llega a un punto en que los maestros temen darles mala nota. En respuesta a una mala nota o a alguna sanción disciplinaria, cualquier maestro puede ser objeto de acusaciones falsas y maliciosas de maltrato institucional.
 
 
Todo comienza cuando el estudiante va a la oficina a hablar mal de un maestro, lo cual es la repuesta más común en casos de deficiencias académicas, ausentismo crónico, comportamiento perturbador en el salón de clase y actitudes desafiantes hacia los maestros.
 
 
A decir verdad, ante la Ley 246 de 2011, que establece el maltrato institucional, los maestros, viendo su autoridad desaparecer, toleren muchas situaciones que no deberían pasar por alto.
 
 
La Ley 246 define el maltrato es definido como “todo acto u omisión intencional en el que incurre el padre, la madre o persona responsable del menor de tal naturaleza que ocasione o ponga a éste en riesgo de sufrir daño o perjuicio a su salud e integridad física, mental y/o emocional…”
 
 
El concepto de “maltrato” es muy amplio y subjetivo. Hay cierto comportamiento que es obviamente abusivo. Pero hay otro que no necesariamente lo es. Estas áreas grises al final dependen exclusivamente de la actitud cada estudiante ante determinada situación porque el “maltrato” se da desde la perspectiva de la supuesta víctima.
 
 
En otras palabras “MALTRATO” es un espacio bien amplio que es definido primordialmente por la reacción del estudiante. Si el estudiante dice que se sintió intimidado, amenazado o simplemente se sintió mal, es maltrato. En otras palabras un estudiante – viendo alguna acción correctiva de parte del maestro y/o Director – puede dar media vuelta y alegar ser objeto de maltrato institucional porque el maestro lo miro mal, y si alega que lo estaban mirando en forma “inapropiada”, mucho mejor.
 
 
Por ejemplo, entre las razones que tiene la Unidad de Maltrato Institucional del Departamento de la Familia para investigar un maestro son:
 
 
a) Si un maestro señala el mal comportamiento de un estudiante para que este corrija su conducta, entonces cualquier intervención disciplinaria podría ser interpretada como “ridiculizar”
 
 
b) Cualquier estudiante puede alegar sentirse “humillado” por cualquier comentario de su maestro, porque “humillar” es cualquier acto que ataca el orgullo de alguien o denigre sus creencias.
 
 
c) Cualquier advertencia que un maestro haga a un estudiante para que este corriga su conducta puede ser considerado “amenaza”.
 
 
Otro asunto es la ayuda que los estudiantes reciben por parte de administradores escolares cobardes y ambivalentes quienes refieren automáticamente cualquier chisme desatado contra el maestro, independientemente de cuán creíble sea la alegación de maltrato.
 
 
Antes de que protesten lean:
“Las agencias del Gobierno de Puerto Rico deberán… Identificar e informar situaciones donde exista o se sospeche que exista maltrato, maltrato institucional, negligencia y/o negligencia institucional para su investigación…”
IDENTIFICAR… no es tomarle dictado al estudiante y darle servicio de gestoría porque temes ser salpicado.
 
 
Esto tiene el efecto de empoderar a estudiantes y padres inescrupulosos, problemáticos y litigiosos para que quieran formar líos en la escuela; para que invoquen la ley de maltrato cuando no estén de acuerdo en la manera que se les disciplina o las notas que sacan.
 
 
Simplemente se niegan a asumir su responsabilidad en la escuela, se cantan víctimas y piensan que la causa de sus problemas la tiene los adultos que trabajan en la escuela en la escuela precisamente porque asistieron a sus clases, se portaron bien en sus salones, entregaron sus tareas a tiempo y sacaron buenas notas.
 
 
Inclusive, el surgimiento del internet y páginas sociales como Facebook les ha dado a los estudiantes una manera accesible y gratuita de difundir ampliamente sus comentarios y alegaciones y así desde la comodidad de sus celulares atacar la reputación de maestros. También otra industria en crecimiento es el realizar grabaciones ilegales de maestros en la sala de clase para difundirlas en el internet.
 
 
Así, el estudiante no tiene que hacer nada excepto hablar mal del maestro públicamente e través de Facebook y con eso llegan otros adultos a hacer la querella por él/ella.
 
 
Los maestros objetos de estas acusaciones a menudo son forzados a sufrir indignación y vergüenza publica mientras se investiga el caso, y pueden encontrar sus reputaciones irremediablemente dañados a pesar de ser completamente inocentes. Años después, se escuchan comentarios de que “ese es el maestro que acusaron de X”.
 
 
Y si no logran intimidar y mover al maestro con querellas y amenazas de querellas, intimidan y mueven al Director, quien inevitablemente cae de rodillas. Hoy en día para muchos padres es más fácil y gratificante el torcerle el brazo a un maestro o al Director que modificar la conducta y los hábitos de estudios de sus hijos. Muchos maestros han sido lanzados a los leones por sus directores para evitar ser mordidos.
 
 
El enfoque “legalista” que ha desarrollado nuestro Departamento de Educación los ha hecho más agresivos en sus respuestas a estas querellas. Las famosas “MEDIDAS CAUTELARES” – donde lanzas al maestro de la escuela a petición de un estudiante a través de alegaciones sin investigar – es un ejemplo de esto.
Pero, ¿Quién protege los derechos de los maestros acusados?
 
 
No se dan cuenta que en el corto plazo se previenen demandas, pero a largo plazo el entrar a la profesión docente se convierte en un acto de suicidio profesional.
¿Cuándo vamos a desarrollar procedimientos y planes realistas que salvaguarden el debido proceso y la reputación de los falsamente acusados?
 
RAZONES POR LAS QUE LAS PERSONAS HACEN ACUSACIONES FALSAS DE MALTRATO
Acusaciones falsas y maliciosas de maltrato institucional pueden venir de cualquier persona por casi cualquier razón.
1) Un estudiante puede hacer acusaciones porque está siendo maltratado en otra parte, porque está confundido, porque malinterpreta una situación, no está acuerdo con la nota obtenida en su clase o en respuesta a alguna acción disciplinaria en su contra.
2) Los padres pueden acusar a un maestro si están enojados con él/ella, si están protegiendo a un abusador en su propia familia, o si están tratando de ocultar algunas de sus propias transgresiones.
3) Tanto padres como estudiantes pueden hacer acusaciones falsas y maliciosas como una forma de tomar represalia